Ante la situación de diversas familias en Francia que no cuentan con los recursos suficientes para alimentar a toda la cúpula familiar, el gobierno francés obligó desde el 2016 a los supermercados y restaurantes a donar los alimentos que no son vendidos, para ser entregados a los más necesitados.

Te sugerimos: Sube a 41 cifra de muertos por coronavirus; hay 180 casos nuevos detectados

Desde hace cuatro años, el país europeo aprobó una ley en la que obligan a todos los supermercados a no tirar la comida que no se vendió en un periodo de tiempo para que éstos se donaran a organizaciones y bancos de alimentos.

Por otro lado, los restaurantes por ley deben de otorgar los alimentos de sobra en bolsas para darlos a aquellos clientes que de verdad lo necesitan, incluso para las mascotas de los mismos.

La iniciativa llegó luego de las grandes cantidades de comida aún consumible desechada por parte de los establecimientos y que se desperdiciaban cuando gente de escasos recursos podía disfrutar de ella.

Te puede interesar:

[IMÁGENES] Este es el mercado donde surgió el coronavirus chino; vendían animales vivos y muertos

Joven se orina en el Metro, ataca y muerde salvajemente a policía

Nos mintieron: bebés que nacen en Metro no reciben viajes gratis de por vida

YTC

Temas: