La estrategia que el Gobierno federal anunció para la continuidad de las estancias infantiles “bajo nuevos estándares de máximo cuidado y bienestar” para los niños, es una medida que las desaparece “de facto” y afectará las 9 mil 265 estancias que existen en el país, aseguró Lía Limón, quien hace 12 años impulsó el programa.
“Se trata de lo mismo que han venido diciendo, pero con otras palabras. No desaparecen las estancias formalmente, pero si de facto porque el apoyo ahora será en dinero a las mamás; y las mamás se lo pueden gastar en otras cosas. Además, ¿quién garantiza que las estancias van a funcionar bien si nadie las supervisa?”, consideró.

Leer más: Así nacieron las estancias infantiles en México

El miércoles pasado, el gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador difundió que las estancias infantiles seguirán operando, pero bajo un nuevo esquema que coordinarán las instituciones del sistema de salud, el DIF y los gobiernos locales; también confirmó que el subsidio federal ya no será entregado a las estancias sino directamente a los padres de familia, a razón de mil 600 pesos bimestrales pro niño.
“El Estado se está haciendo a un lado en un tema en el que tiene una obligación, que es la de velar por el interés superior de la niñez; entregar el dinero directamente no te garantiza su buen uso sino solo una red clientelar”, señaló Limón.

El Gobierno federal informó en su comunicado que la reducción del presupuesto al programa obedece a la serie de irregularidades que fueron detectadas por la Auditoria Superior de la Federación (ASF). Detalló que en 300 casos, “no se acreditó la debida admisión al programa” y que el 7% de las estancias “no acreditó documentos para recibir subsidios”.
“Dicen que 300 estancias tienen irregularidades, pero no dicen cuáles ni de dónde ni qué irregularidades ni quiénes son los responsables, afectar a 9 mil 265 estancias y a 330 mil niños por 300 estancias es absurdo Además, las observaciones de la ASF se refieren al 1.8% del presupuesto del programa, desaparecer el programa por eso es absurdo”, estimó Limón.

“Dicen también que el 7% de estancias no acreditó documentos; lo mismo, por ese 7% cancelarlo es ridículo; que digan cuáles fueron, qué documentos, si no es subsanable que a esas las den de baja y reubiquen a los niños en otras. Cancelar el programa por mínimas observaciones, como todos los programas tienen, es como si te fracturas el pie y el doctor te amputa la pierna”, agregó.

De acuerdo con el Gobierno federal, el programa dará prioridad ahora a comunidades indígenas y a familias que no cuenten con seguridad social y vivan en zonas con altos niveles de violencia.
“Dicen que lo van a enfocar a indígenas, discapacitados y personas con altos índices de marginación cuando los derechos de contar con servicios de cuidado infantil deben ser para todos; si no es así, ¿con que lógica existen las guarderías del IMSS?”, apuntó.

Las estancias infantiles, opinó Limón, “es un programa que se focaliza por sí mismo porque si una mamá no necesita los servicios de cuidado infantil, no lleva a su hijo a una estancia y las que tienen más ingresos los llevan a guarderías privadas o los cuidan en sus casas con servicio doméstico. La focalización que proponen dejaría fuera todas las estancias en buena parte de las zonas urbanas; por ejemplo, hay estancias en Puebla incluso en colonias cercanas a zonas residenciales donde principalmente acuden hijos de trabajadoras domésticas”.

Te puede interesar:

Captan en VIDEO a hombre mostrando sus genitales en la calle a plena luz del día

EPN, el único ex mandatario de México a quien no se le retiró la pensión

[VIDEO] Mujeres atrapan y golpean a ladrones del transporte público

Temas: