El Papa Francisco recordó durante su tradicional misa del Angelus a los 72 migrantes acribillados entre el 22 y 23 de agosto de 2010, en el municipio de San Fernando, Tamaulipas.

A manera de homenaje, expresó su solidaridad con las familias de las víctimas que todavía hoy invocan justicia y verdad sobre lo sucedido hace diez años.


Te sugerimos: [VIDEO]Operativo por Covid-19 desata estampida en discoteca; hay 13 muertos


"El Señor nos pedirá cuentas de todos los migrantes caídos en los viajes de la esperanza. Han sido víctimas de la cultura del descarte", aseguró el pontífice.

De acuerdo con las autoridades mexicanas, los migrantes intentaban cruzar la frontera hacia Estados Unidos, sin embargo, integrantes del cártel de los Zetas los secuestraron y los mataron al negarse a trabajar para ellos.


Te sugerimos: La NASA detecta asteroide que se acerca peligrosamente a la Tierra


El máximo jerarca de la iglesia católica también expresó su solidaridad con la población de Cabo Delgado, en el norte de Mozambique, "que sufre a causa del terrorismo internacional".

Según la Organización de las Naciones Unidas (ONU), desde hace tres años el conflicto por la insurrección islamita en ese país africano, ha provocado la muerte de más de mil 500 personas y desplazado a más de 250 mil habitantes.

ARM

 


Temas: