El doctor

Alberto Estrada Retes

dio a conocer un caso sobre un

bebé

al que sus padres ‘emborracharon’ de manera accidental al tratar de bajarle la fiebre en

Torreón, Coahuila.



“Era un

bebé

de seis meses con gripita y fiebre leve. El niño estaba bien, nada más calenturita y moco cristalino”, inició su relato

Estrada Retes

.



El médico contó que los padres del

bebé

estaban en una cena con unos amigos, pero que el

bebé

tenía fiebre, por lo que les recomendó darle

paracetamol

para combatir los síntomas de la gripa.



Sin embargo, en la madrugada, el médico recibió otra llamada en donde le comentaron que la salud empeoró.


“Respira muy despacio, se puso azul y vomitó. Anda todo tembloroso y está sude y sude (…). Le tomé la temperatura y trae 35 grados y como que no responde”, le dijeron los padres al médico, según cuenta él.


Al revisarlo, le médico detectó un olor a alcohol.


“Solamente le puse alcohol para que le bajara la temperatura”, confesó la madre.


El cuadro clínico que presentaba la criatura correspondía a

intoxicación etílica.



Te sugerimos:   Representan un riesgo para los niños 40% de las estancias infantiles



Una invitada a la cena sugirió untarle alcohol en la piel para bajarle la temperatura.


“Y sí, le bajó de volada. Al evaporarse tan rápido, el alcohol se roba el calor de la piel, el problema es que se absorbe. Es como si el chiquillo se hubiera echado un mezcalito. No es juego, causa depresión respiratoria, daño al hígado y puede ser muy serio”.


Después, el

bebé

“recuperó el color, la frecuencia respiratoria y la temperatura”, por lo que fue dado de alta.


Te puede interesar: 



Padrastro asesinó a adolescente; la menor intentó defender a su mamá



Descubren a sujeto mientras violaba a su hijastro de ocho años



Huye niño de su casa después de que padrastro lo encadenó



DLM

Temas: