El desabasto en Diconsa afecta a dos mil 500 comunidades indígenas de Oaxaca, donde las tiendas no tienen cubierto ni 20 por ciento de los 40 productos de la canasta básica.

La escasez es histórica, ya que en los últimos 50 años no ocurría una situación similar, y ahora sólo se encuentran nueve alimentos del total que surtían antes de 2019.


Te sugerimos: Capacitan a maestros en Ciudad Juárez para actuar en caso de balaceras en escuelas


Los 30 Consejos Comunitarios de Abasto Rurales atribuyen esta situación a los recortes del Gobierno federal al presupuesto de los programas de Precio de Garantía, en las finanzas y la comercialización del ente Seguridad Alimentaria Mexicana (Segalmex), así como en los desvíos por 12 mil millones de pesos, denunciados por la Auditoría Superior de la Federación (ASF).

En el Istmo de Tehuantepec desde 2019 se reporta un recorte al presupuesto mensual de más de 50 por ciento, pues de 20 millones de pesos, sólo se les asignan ocho.


Te sugerimos: Capacitan a maestros en Ciudad Juárez para actuar en caso de balaceras en escuelas


Desde hace cinco meses, las 51 tiendas rurales que abastece el almacén de ´El Morro Mazatán´ no cuentan con frijol, arroz ni maíz, sustento de los  pueblos  indígenas como San Mateo del Mar y San Blas Atempa.

 "Debido al recorte presupuestal que ha sufrido Segalmex desde 2019, no hay la solvencia financiera para adquirir los productos de la canasta básica. Antes de ese año, a cada una de las mujeres de San Mateo del Mar se les surtía un saco de 50 kilos de maíz; ahora, tras formarse uno o dos días, sólo les podemos vender entre 10 o 15 kilos", explica el presidente de ese consejo, Félix Patiño.

En la región de la Cuenca del Papaloapan, las 60 tiendas atendidas por el almacén de Pueblo Nuevo, Tuxtepec, sufren la falta de maíz desde el año pasado.


Te sugerimos: Ordena jueza encarcelar otra vez a Mario Villanueva, exgobernador de Quintana Roo


Para el responsable del almacén, Paulino Manzano, debido al recorte al presupuesto de Segalmex, el Grupo Gruma acaparó toda la producción y pagó ocho pesos con 40 centavos el kilo a los campesinos, quienes prefieren al inversionista que mejoró el precio.

Otras comunidades oaxaqueñas que padecen la misma situación son las de la Costa y la Sierra Sur, como Pluma Hidalgo, Los Loxichas, San Mateo Piñas y Tonameca, y en otros 90 municipios de la entidad.

 

ARM

Temas: