¿Qué es lo que pasa por la mente de una mujer policía cuando está de frente ante el radicalismo con el que algunas activistas feministas se manifiestan en la Ciudad de México?

"Debemos contener, contener y controlar nuestras emociones", responde Diana Ivett Pérez López, integrante de la Policía Auxiliar de la Secretaría de Seguridad Ciudadana (SSC-CDMX), y quien fue parte de las mil 100 agentes responsables de vigilar la marcha del Día de Acción Global por el acceso al Aborto Legal y Seguro.

De acuerdo con el Gobierno capitalino, el pasado 28 de septiembre participaron mil 800 mujeres, quienes partieron del Monumento a la Revolución con dirección al Ángel de la Independencia y después hacia el Zócalo capitalino.


Te sugerimos: Feministas y grupos provida se enfrentan durante marcha por el aborto en Querétaro


No obstante, un grupo de aproximadamente 250 jóvenes identificadas como parte del ´bloque negro´ se encargaron de elevar la temperatura de la prostesta, dejando un saldo final de 37 lesionadas: 27 policías, una integrante de la Secretaría de Gobierno y 9 civiles (5 mujeres y 4 hombres).

Pero ante este tipo de embates y provocaciones por parte de las radicales feministas, las uniformadas de la SSC-CDMX se han convertido en pieza clave del respeto a los derechos humanos por parte de la administración encabezada por Claudia Sheinbaum Pardo.

Aunque se especula que las agentes de seguridad utilizan gases para replegar a las manifestantes, ellas sólo portan equipo de protección personal y en algunos momentos utilizan extintores, cuyo polvo químico seco sólo tiene por objetivo disuadir los actos de violencia.


Te sugerimos: Colectivos feministas arriban al Zócalo Capitalino para exigir la legalización del aborto


En este tenor, la policía tercero Diana Ivett Pérez López platicó a El Big Data que las constantes capacitaciones que reciben, han sido base para poder resistir y no hacer eco a los grupos que buscaban violencia y represión.

"Trabajamos en conjunto, coordinadas. Nuestro trabajo es no caer en provocaciones", comentó al destacar que parte de su preparación consiste en el control de multitudes, pero principalmente para cuidarlas.

En los últimos años el feminismo en México ha cobrado mayor fuerza. Sin embargo, las radicales utilizan sus exigencias para justificar la agresividad con la que actúan ante personas que no comparten sus ideales.


Te sugerimos: Conservadoras y contra la 4T; así calificó AMLO a los grupos feministas tras marcha del 28S


La misma jefa de Gobierno Claudia Sheinbaum ha reprochado la violencia y el lenguaje discriminatorio que suelen utilizar estas jóvenes, e insistido en exhortar que las manifestaciones no deben concluir en provocaciones y agresiones.

De igual manera coincidió la policía tercero Diana Ivett Pérez López, quien con 35 años de edad y tres en las filas de la SSC-CDMX afirmó que durante las movilizaciones feministas no hay sentimientos de odio, porque son mujeres cuidando a mujeres.


Te sugerimos: SSC reporta 27 mujeres policías y 4 civiles lesionadas en marcha feminista a favor del aborto legal


"Todas estamos en nuestro derecho. Nosotras respetamos que se manifiesten y estamos para cuidarlas sin caer en agresiones [...] tenemos claro que es nuestro trabajo, amamos el uniforme", expresó en entrevista con esta casa editorial, al tiempo que dirigió un mensaje:

"No estamos en su contra, estamos para cuidarlas y salvaguardarlas, pero no está bien que agredan a otras mujeres cuando deberían defenderlas".