En la Ciudad de México se presentó este miércoles el denominado Frente Cívico Chilango, conformado por dirigentes sociales, alcaldes y ex candidatos a diputados locales, federales y a las alcaldías, cuyo objetivo principal vigilar el trabajo de los nuevos gobernantes en la capital.

Con presencia en 14 alcaldías, indicaron, van a señalar con la ley en la mano, a aquellas malas administraciones del nuevo partido oficial, así como enfrentar con el contraste entre gobernantes que escuchan a los ciudadanos, y a aquellos gobernantes que sólo obedecen y reciben órdenes.

Daniel Ordóñez, excandidato del PAN a la alcaldía de Iztacalco, el Frente Cívico Chilango nace del deseo de “restaurar los lazos rotos entre la ciudadanía frente a la polarización persistente y diaria que se atiza desde el púlpito presidencial y que replican sus voceros y los gobiernos locales oficialistas”.


Te sugerimos: Con puntales, trabes y diafragmas de acero rehabilitarán Línea 12 del Metro


Agregó que desde este frente buscan acabar con las divisiones entre “Buenos y Malos”, “Fifís y Chairos”, o la última después de la pasada elección: “¿De qué lado vives? ¿Del whisky o del Tepache”.

“El Frente Cívico Chilango busca conjuntar todos los esfuerzos existentes de los diferentes liderazgos sociales y actores políticos que han apoyado a los diversos Partidos de oposición, demostrando con ello que somos mucho más de los que nuestros adversarios piensan, señaló Daniel Ordóñez.

Durante su discurso, Daniel Ordoñez aseveró que la Ciudad de México atraviesa por una de las crisis más severas de su historia reciente, un proceso de degradación continua y progresiva  que ha afectado directamente la vida pública y la convivencia social en la CDMX, no sólo por la pandemia sino también por la creciente inseguridad e ingobernabilidad que persiste en la mayoría de las alcaldías.

Finalmente, advirtió que el actual modelo de Gobierno camina hacia su fin, pues “los chilangos hemos abrimos los ojos ante los abusos y abandono, no sólo del presidente de la república o de la jefa de Gobierno, sino también de los propios alcaldes de Morena que siguen pensando que pueden tener de rehén electoral a la población a través de sus programas sociales”.

Al evento asistieron el exdiputado Guadalupe Acosta Naranjo; el senador Emilio Álvarez Icaza; y el alcalde de Benito Juárez, Santiago Taboada, así como de dirigentes sociales.

Temas: