La mutación mexicana del SARS-CoV-2, el coronavirus causante de la Covid-19 está en la mira de la comunidad científica internacional, pues está variación podría ser significativamente más preocupante que las detectadas en Brasil, Reino Unido y Sudáfrica.


Te sugerimos: Localizan en Jalisco posible VARIANTE MEXICANA del Covid-19, habría mutado en Puerto Vallarta


Este fue el planteamiento del profesor de Microbiología de la Universidad de Cambridge, Ravi Gupta, entrevistado en Milenio en relación al grado de peligrosidad que la mutación detectada en Jalisco pudiera tener y sus efectos sobre las vacunas contra la Covid-19 que ya se distribuyen en el mundo.

“(Es) la más preocupante de todas, más que la variante británica o la detectada en Sudáfrica y Brasil, porque está estrechamente relacionada con la respuesta inmunológica y puede volver menos eficaces las vacunas actuales”, señalo el académico de la Universidad de Cambridge.


De confirmarse, esto significaría que los niveles de efectividad de las vacuas que actualmente se aplican en varias países se perdería frente a la mutación mexicana, aunque esto todavía no tiene una confirmación científica y está en etapa de análisis y verificación.

Para determinarlo, el Instituto de Diagnóstico y Referencia Epidemiológicos (InDRE) realiza una secuenciación del genoma de la variante E484K, denominada “Caso Jalisco”, para confirmar o descartar esta posibilidad.

De acuerdo con Gupta, las variantes británica, sudafricana y brasileña tienen una mutación común denominada N501Y, la cual se localiza e la cadena de proteínas del virus y que le permitiría una transmisibilidad más efectiva.

A diferencia de esto, la mutación E484K del Caso Jalisco estaría asociada con la respuesta inmunológica, lo que impediría que una persona contagiada o vacunada desarrolle anticuerpos frente al virus.

La consecuencia sería que mientras las variantes británica, sudafricana o brasileña tendrían una transmisibilidad del coronavirus más efectiva, la de la variante mexicana hará más potente la enfermedad.

Las autoridades sanitarias mexicanas esperan que entre ocho y 10 días puedan contar con información que pueda ser significativa sobre el impacto que la variante mexicana pueda tener en el desarrollo de la pandemia.

Temas: