Los laboratorios Moderna reconocieron el pasado miércoles que sus vacunas contra Covid-19 enviadas a Japón, contenían partículas de acero inoxidable, sin embargo, esperan "no represente un riesgo indebido para la seguridad del paciente".

Indicaron en conjunto con su socio nipón Takeda, que la contaminación en uno de los tres lotes suspendidos, se remonta a fallas en la línea de producción de una fábrica dirigida por su contratista español, ROVI Pharma Industrial Services.


Te sugerimos: Japón suspende la aplicación de 1.63 millones de vacunas Moderna; venían contaminadas de fábrica


A pesar de ello, advirtieron que las partículas metálicas inyectadas en un músculo pueden causar una reacción localizada, pero es poco probable que provoquen algo más.

"El acero inoxidable se usa habitualmente en válvulas cardíacas, prótesis de articulaciones, suturas y grapas metálicas. Como tal, no se espera que la inyección de las partículas identificadas en estos lotes en Japón resulte en un riesgo médico mayor", señalaron.


Te sugerimos: Vacuna de Moderna contra Covid es 96% eficaz en adolescentes, afirman creadores


Moderna agregó que por el momento, no hay evidencia de una relación de la vacuna con la muerte de dos personas, y "actualmente se considera que se trata de una coincidencia".

El laboratorio estadounidense enfrenta importantes reveses en Japón, que suspendió más de 1.6 millones de dosis de la vacuna de Moderna tras detectar sustancias extrañas.

ARM

Temas:

Contenido patrocinado