Una maestra de kínder recibió una condena de muerte luego de que se le encontrara como culpable del envenenamiento de 25 alumnos de otro docente en la ciudad de Jiaozuo, China.

De acuerdo con los reportes oficiales, autoridades locales detuvieron a Wang Yun hace un año luego de que los alumnos de una guardería fueran trasladados de urgencia a un hospital de la zona por haber comido una papilla que contenía veneno.


Te sugerimos: 900 personas en cuarentena por una fiesta que terminó con brote de Covid-19


Reportes señalan que momentos antes de que cometiera el atroz acto, la maestra sostuvo una fuerte discusión con otro docente del kínder en la que se tocaron temas como el manejo de los alumnos, por lo que Wang Yun reaccionó envenenando a los pequeños.

Las investigaciones indican que la ahora detenida, contaminó la papilla de los menores con nitrito de sodio y por lo cual 23 niños comenzaron a vomitar y a desmayarse; 24 de los afectados se salvaron mientras que uno murió tras permanecer 10 meses bajo observación.

Tras su captura en 2019, se señaló en su sentencia a muerte, que las consecuencias de sus crímenes fueron extremadamente graves, y "ella merece ser severamente castigada".

Cabe señalar que la pena de muerte en China se lleva a cabo mediante una inyección letal o bien, bajo el fusilamiento de un pelotón de las autoridades locales; se espera que en los próximos días se determine el acto por el cual será aplicada la sentencia.

Temas: