'Enfrentarse' al

Gobierno

mexicano es una acción que en

cientos

y cientos de ocasiones termina en la cárcel. Uno a uno los 650

presos políticos

reconocidos por organizaciones civiles en México, de los años de

encierro

como

costo

por oponerse a

proyectos polémicos

, bloquear carreteras, pedir cuentas o defender la tierra.



De acuerdo con el

Comité Nestora Libre

, la facilidad con que los presos políticos son puestos  tras las rejas debido a la laxidad de

 las leyes ha engrosado el número de víctimas hasta sumar entre 500

.




Esta 'posibilidad' legal ayuda a las autoridades a quitarse a polémicas figuras de encima entre ellos varios ya muy conocidos por sus labores, entre ellos aquí te presentamos estos tres ejemplos.



Ildefonso Zamora


Al indígena ambientalista lo detuvieron en noviembre de 2015 en la comunidad indígena Tlahuica de San Juan Atzingo, a 80 kilómetros al suroeste de la Ciudad de México, acusado de participar en un robo en julio de 2012; el cual parece un castigo por el activismo que Ildefonso ha desarrollado y es por ello que Amnistía Internacional lo declaró preso de conciencia.


De acuerdo con la organización Internacional Greenpeace lo considera preso político y exigió su liberación con el argumento de que su prisión se debe a las labores sociales del activista defensor de 120 mil hectáreas de bosque en San Juan Atzingo, Estado de México, desde 1998.


Cabe señalar que en 2007 el presidente Felipe Calderón le dio un premio por su activismo y prometió justicia por la muerte de Aldo, hijo de Zamora, a manos de talabosques. En cambio Misael, el otro hijo, sufrió un intento de secuestro a manos de militares.



Jacinto Barros Rodríguez


Al defensor de los derechos afroamericanos de Oaxaca lo sacaron de su casa por la fuerza. Activistas aseguran que policías y militares entraron sin orden de aprehensión y lo acusaron de portación de armas de uso exclusivo del ejército y uso indebido de uniformes oficiales para poder llevárselo en 2013.


En tanto, el Grupo de Trabajo contra la Detención Arbitraria de la ONU argumenta que el arresto fue injustificado y pide su liberación desde 2015. 


 

José Manuel Mireles 


El médico que creó los grupos civiles armados en contra del cártel de los Caballeros Templarios en Michoacán inspirado en la ley de Usos y Costumbres indígenas estuvo en prisión desde junio de 2014, cuando el Gobierno Federal tomó las riendas de la seguridad y se opuso a cualquier tipo de seguridad que no sea la oficial.


Su defensa argumenta que la portación armas por las que enfrenta el proceso penal se las dio “el mismo Gobierno”.


Para el 12 de mayo de 2017, liberaron a José Manuel Mireles. 


Nestora Salgado


Nestora Salgado, quien creó en 2013 la policía comunitaria en Olinalá, una zona indígena de Guerrero estuvo presa hasta el 2016 cuando un juez la liberó de los cargos de secuestro debido a que ella ejercía un papel de policía c. contemplada en la Ley de usos y Costrumbres cuando detuvo e interrogó a sus acusadores por vender droga.


 

Seis de sus colegas que enfrentan los mismos cargos siguen tras las rejas.




Más sobre el tema 

Te puede interesar:

Angélica Rivera adquiere nueva casa blanca de 63 millones

Violan grupalmente a niña de 14 años

[VIDEO] Descarados ‘Reyes Magos’ roban a plena luz día

VBS


Temas: