En la Ciudad de México existe un Reglamento de Cementerios que prohíbe la creación de cementerios exclusivos para ciertos grupos raciales, nacionales o ideológicos. Sin embargo este tipo de camposantos existen.

De la mano también han surgido otros tantos en los que se restringe la sepultura a aquellos que no tengan recursos onerosos para ocupar una urna en la pared o mucho menos un pedazo de terreno, te mencionamos aquí algunos de los casos más destacados:



1. Panteón Francés

En 1864 fue inaugurado este cementerio de estilo gótico sobre la Avenida Cuauhtémoc 408, para servir de última morada exclusivamente a franceses, suizos y belgas, pero dado el estilo arquitectónico que fue labrando con los años, la buena administración y las perfectas condiciones se abrió a las familias de la alta sociedad mexicana. Durante el porfiriato el panteón se llenó tanto de franceses como mexicanos de la élite porfirista, y más para acá, podemos nombrar que entre sus residentes se encuentran el investigador Miguel Ángel de Quevedo, Justo Sierra, el ex presidente Manuel Ávila Camacho, Mauricio Garcés, Miroslava y María Félix.



2. Panteón Alemán

Nació como una zona reservada para los alemanes dentro del Panteón Civil de Dolores, después fueron incrementándose los cadáveres de germanos en el camposanto y decidieron ampliarse e independizarse en 1917 en una hectárea y media de terreno cubierto de plantas. Aquí descansan los restos de alemanes como el fotógrafo de la Revolución, Hugo Brehme o el ex rector de la UNAM, Miguel Schultz.  Aunque es propiedad privada se puede visitar de lunes a viernes de 9 a 17 horas.



3. Panteón Americano 

Fue fundado en 1898 en la antigua Hacienda de Tacuba por la American Benovelent Society, para recibir a norteamericanos fallecidos en territorio nacional, aunque después se abrió para dar sepultura a personas con recursos económicos para poder pagar la estancia de los cadáveres de sus familiares. No debe confundirse con el Cementerio Nacional Americano, ubicado en San Cosme y en el que no se reciben más cuerpos, solo yacen ahí militares caídos en México.



4. Panteón judío de México

En 1914, la recién instalada comunidad judía en México, logró fundar en un predio de Constituyentes el primer cementerio judío en México, se trató del Cementerio Monte Sinaí. No se admite en él a difuntos de otra comunidad que no sea la judía. Ahí están sepultados destacados miembros como Isaac E. Capon, el rabino Abraham Mizrahi y el periodista Jacobo Sabludovzky.  El lugar no está abierto al público.



5. Panteón Jardín 

Este panteón, famoso por alojar los restos de personajes famosos como Jorge Negrete y Pedro Infante, fue inaugurado en 1941 en la zona de Las Águilas, alcaldía de Álvaro Obregón. Dentro tiene un área específica para los fallecidos actores de la ANDA y poder descansar eternamente en él, es decir tener ahí una tumba a perpetuida, tiene preciosa que van de los 250 mil pesos en promedio.