En los último tres años, 462 usuarios de las

rutas 1, 14 y 18

sufrieron

lesiones

debido a

accidentes viales

en los que sus

microbuses

y

autobuses

estuvieron involucrados.



Te sugerimos: 

Iztapalapa, primer alcaldía en accidentes de tránsito



Estas tres rutas se ubicaron como las más

peligrosas

para los usuarios del

transporte público

concesionado de acuerdo con los resultados de una investigación que la

Secretaría de Movilidad (Semovi)

aplicó a los hechos de tránsito registrados entre 2015 y 2018.



En su conjunto, las rutas 1, 14 y 18 operan 238 ramales que cubren servicios en las alcaldías de Azcapotzalco,

Gustavo A. Madero

, Miguel Hidalgo, Cuauhtémoc, Venustiano Carranza,

Benito Juárez

, Iztacalco, Iztapalapa, Coyoacán, Tlalpan y Álvaro Obregón.



[caption id="attachment_288924" align="aligncenter" width="768"]

Mapa de derroteros y concentrado de accidentes elaborados por el Gobierno de la CDMX.[/caption]



El estudio de la

Semovi

reveló que en los últimos tres años, al menos 981 personas usuarias de este tipo de servicios de

transporte público

tuvieron lesiones en

accidentes

viales que ocurrieron durante sus trayectos.



Leer más: 

81 personas murieron en accidentes de transporte público del Estado de México en 2018



Los resultados mostraron que la lista de los derroteros más peligrosos por

accidentes

para los capitalinos la completan las

rutas

11, 2, 37, 36, 26, 25, 44, 10, operador como corredor Trioxa, 15, 28, 12 y 108, la cuales en operan en total 453 ramales y 11 mil 593 unidades.



A partir de estas cifras, la

Semovi

desarrolló una metodología de verificación para mitigar los

accidentes

en las

15 rutas más peligrosas

de la capital; así como el índice de personas que resultan con lesiones.



El secretario de

Movilidad

,

Andrés Lajous,

detalló que el calendario de verificación se determinó con base en los reportes de lesionados con los que cuenta la Secretaría de Seguridad Ciudadana capitalina.



Durante el 22 y 23 de enero se llevó a cabo la verificación de unidades en los

Centros de Transferencia Modal (Cetram)

de Universidad y Taxqueña donde se remitieron 23 unidades al corralón por faltas que afectan su operación y 36 vehículos más suspendidos por faltas no esenciales en su operación y que pueden remediar en un lapso de 20 días.



Los operativos se realizan en compañía de trabajadores del

Instituto de Verificación Administrativa (Invea)

así como de la SSC y la Comisión de Derechos Humanos del DF.



De acuerdo con el funcionario los aspectos que se revisan son que el conductor porte la licencia tipo “C”, los años de experiencia al volante del chofer, su estado de salud, tarjeta de circulación de la unidad vigente, póliza de seguro, modelo de la unidad y las placas.


“En el caso del estado físicos que es la parte más importante en términos de seguridad, es que los parabrisas no estén tapados, ya sea polarizados o cualquier otra obstrucción, que no estén rotos, que cumplan con la cromática, que las ventanas no estén rotas y que las llantas no estén planas, que las puertas se puedan abrir y cerrar, que tengan luces que funcionen adelante, atrás ya dentro, que los pasamanos y asientos y postes estén fijos”, dijo Lajous.


En las próximas verificaciones los trabajadores del

Invea

portarán una aplicación para formar una base de datos con todas las anomalías que presenta cada unidad del

transporte público.



Te puede interesar: 



Si hay involucrados en la ‘Estafa Maestra’ no pueden trabajar en este Gobierno: AMLO



Seis situaciones clave que ponen a AMLO en peligro cada vez que aborda un vuelo comercial



La Suburban sin blindaje con la que AMLO se moverá por todo el país