“Lárguense de aquí, no los queremos. Queremos que se regresen a su país, no son bienvenidos", gritaron habitantes de la Playas de Tijuana al expresar su inconformidad por la llegada de los migrantes de Honduras, quienes montaron un campamento en línea fronteriza con Estados Unidos.

Te sugerimos: Alcaldía de Cuauhtémoc reparte huevos con jamón a migrantes

En el faro, donde se instalaron los hondureños, se vivieron momentos de tensión y violencia, debido a que los habitantes de la zona manifestaron su repudio y les exigieron regresar a su lugar de origen.

Afirmaron que representan un riesgo para su comunidad, así como para la seguridad y el empleo en Tijuana.

Te sugerimos: Migrantes hondureños amenazan con destazar a salvadoreños en estadio de Oaxaca

Asimismo, criticaron al Gobierno por proporcionar apoyo a extranjeros mientras los locales también se ven obligados a huir de la violencia y pobreza en su propio país. También pidieron una mejora de la seguridad.
“Nosotros no somos delincuentes. Por qué aquí nos atienden así, si en todo lo que hemos recorrido en México nos trataron bien. Piensen en los niños que están aquí, por favor", refirieron algunos migrantes.

Autoridades locales dijeron que tenían registro de 810 migrantes centroamericanos en la ciudad, mayormente hondureños. El jueves temprano otra cantidad similar llegó en al menos 22 autobuses.

Con información de Arturo Salinas / Excélsior

Temas: