A pesar de que el 1 de julio se permitió la apertura de restaurantes al 30% y 40% de su capacidad, este sector sigue en riesgo de quiebra, aseguró Marco Antonio Buendía, presidente de la Cámara Nacional de la Industria de Restaurantes y Alimentos Condimentados (CANIRAC).

En entrevista con el Big Data, Buendía indicó que de los 57 mil restaurantes (desde fondas, restaurantes de lujo y cadenas) que se contabilizaban en la Ciudad de México antes de la pandemia por Covid-19, 10%, es decir, 5 mil 700, ya no pudo abrir.

Los 51 mil 300 que sobrevivieron al cierre por la emergencia sanitaria han registrado sólo una afluencia de entre el 20 y 25%, pese a que la permitida es de 30% o 40% si tienen terraza.

“El aforo de asistencia anda fluctuando entre el 20 y el 25% porque mucha gente sigue guardada y la otra porque no hay dinero. La economía está parada”, expuso.


El presidente de la CANIRAC sostuvo que la extensión del horario de los restaurantes de 7:00 a 22:00 horas ha beneficiado a los que se dedican a la venta de desayunos, que según sus estimaciones son el 50% de los comercios que ofertan comida en la ciudad.

Del 18 al 19 de agosto hubo un aumento de hospitalizaciones de 2% en la CDMX, pero contrario a la percepción de que la gente salió de casa para acudir a los restaurantes, Marco Antonio Buendía aseguró que realmente no es así, ya que los comercios no se han visto abarrotados. Por ello advierte que los más de 51 mil restaurantes que reabrieron pese al Covid-19 aún están en riesgo de quebrar.


Te sugerimos: 4 sugerencias de SEP a padres de familia para aprovechar educación en casa


“Los ingresos están al 25% y el costo y el gasto está al 100%, o sea, seguimos sosteniendo los negocios con recursos propios o financieros. Las pérdidas son millonarias. Imagina durar 100 días sin ingresos”, señala.

El presidente de la CANIRAC señala que con el Gobierno de Claudia Sheinbaum se ha mantenido el diálogo y se ha trabajado en conjunto para rescatar al sector restaurantero, pero no es suficiente, ahora su objetivo es recibir apoyo desde el ámbito federal.

Por lo pronto ya consiguieron créditos autorizados por Nacional Financiera (Nafin)  que van 500 mil  hasta cinco millones con un periodo de gracia de seis meses, con aval de Nafin al 70% y una tasa blanda de 13.5 promedio, así como un un plazo de tres años o más, dependiendo del giro.

Buscan que se les deduzca el IVA

El presidente de la CANIRAC Marco Antonio Buendía expuso que una de las propuestas que empujan a nivel federal es que exista deducibilidad del 100% en los consumos realizados en los restaurantes.

“Ahorita está al 8.5%, porque eso reactivaría la actividad económica en el restaurante”, indicó.

Por otra parte, dijo, buscan que se modifique la Ley del Impuesto al Valor Agregado (IVA), ya que sostuvo, los restaurantes no deben ser sujetos al IVA.

“Nuestras operaciones básicas son la compraventa de alimentos a tasa cero. Por consiguiente, no somos sujetos de IVA, nos graban la prestación del servicio, cosa que no es nuestra actividad primaria”, argumentó.


Por ello expone que ya buscan acercamiento con legisladores para hacer de estas propuestas una realidad.

Más allá de esas estrategias de reactivación del sector, el presidente de la CANIRAC le pide una cosa a los ciudadanos: que no teman ir a los restaurantes y prefieran acudir a un lugar establecido que comer en la calle donde no se respeta la sana distancia.

“Invito a la población a regresar a los restaurantes para ayudar a una industria que está a punto de colapsar. Consumir en la vía pública es un foco de infección, no hay seguridad ni higiene”, señaló.


Temas: