El lema con la que se fundó el Movimiento Regeneración Nacional (Morena) es: sólo el pueblo puede salvar al pueblo y sólo el pueblo organizado puede salvar a la nación.


Pero desde hace un año, el partido-movimiento no ha podido salvarse a sí mismo, pues mantiene una disputa por elegir a su dirigente y el conflicto se centra en el método de elección del nuevo presidente.


Unos afiliados piden una elección vía encuesta y otros exigen que se defina a través de un Congreso Nacional. El problema es que ninguno de los aspirantes al cargo han podido acordar nada.


El conflicto interno de Morena comenzó con la convocatoria de agosto de 2019 a un Congreso Nacional Ordinario, donde se definiría la ruta para la renovación de la dirigencia nacional del partido político.


Militantes impugnaron este proceso ante el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF), que ordenó la depuración del padrón de militantes de este partido.


El Tribunal determinó que la convocatoria violaba los estatutos de Morena, principalmente en el tema del padrón de militantes, ya que se hizo indebidamente un corte de afiliados el 20 de noviembre de 2017.

Asimismo, hubo una "interpretación inexacta" los estatutos de Morena respecto a las fechas del cierre del registro de afiliados y se incumplió el deber de credencialización.

Sin embargo, el tema de fondo que tiene a Morena en jaque, son las corrientes que están tratando de disputarse el control del partido y que se ven representadas por los cuatro candidatos a dirigente nacional.



¿Quiénes son?


Yeidckol Polevnsky


Su relación con AMLO no se fundó en primera instancia a través de la política partidista, si no por medio de la relación empresa/Gobierno.


Y es que de una u otra forma, a Yeidckol Polevnsky Gurwitz la historia la ha colocado como cabeza de cambios. En el inicio de su vida pública,  en marzo de 2002, con 47% de los votos ganó la titularidad de la Cámara Nacional de la Industria de la Transformación (Canacintra).


Triunfo que resultó histórico, pues en 60 años ninguna mujer había presidido esa Cámara. En ese momento, el ahora presidente de México Andrés Manuel López Obrador se desempeñaba como jefe de Gobierno, por lo que hubo acercamiento.


No obstante fue a finales de febrero, y a un mes de que terminara su gestión en Canacintra, que el acercamiento fue mayor. El PRD le ofreció ser candidata externa por la gubernatura del Estado de México.


Finalmente, en diciembre de 2004 la empresaria Yeidckol Polevnsky fue designada como la candidata externa del sol azteca.


La batalla era difícil. En esa elección enfrentó al candidato Enrique Peña Nieto, el gallo que revivió a un PRI que parecía moribundo luego de perder la Presidencia en 2000, pero que en el Estado de México conservaba el poder desde décadas.


De 2005 a 2006 se convirtió en integrante del consejo consultivo del Proyecto Alternativo de Nación que propuso AMLO de cara a la elección de 2006 y después fungió como coordinadora de redes ciudadanas en el Estado de México.


Lo que siguió fue la Cámara Alta. De 2006 a 2012, Polevnsky Gurwitz fue senadora. Tras dejar el cargo, acompañó a López Obrador en la creación de un nuevo partido político ante un quebrantado PRD.


En 2015 Polevnsky se convirtió en secretaria general de Morena, pero ante el registro de AMLO como candidato presidencial para la elección de 2018, Yeidckol asumió como la presidenta de Morena.


Entre su círculo cercano están Leonel Godoy Rangel, ex gobernador de Michoacán; José Narro Céspedes, senador; Napoleón Gómez Urrutia, ex líder de mineros.


Bertha Luján



La relación de Bertha Luján Uranga con Andrés Manuel López Obrador tiene como primer antecedente su designación como contralora general del Distrito Federal cuando el hoy presidente se desempeñaba como jefe de Gobierno.


Ya en 2006, tras el conflicto postelectoral que surgió de la elección presidencial en la que el Tribunal Electoral confirmó la victoria a Felipe Calderón por una ventaja mínima, Luján Uranga fue designada como secretaria del Trabajo en el gabinete legítimo de López Obrador.


En 2012, ya conformado el nuevo partido, Bertha Luján se desempeñó como secretaria general de Morena, el cual dejó en 2015 para ser candidata del partido-movimiento a la delegación Coyoacán. La jugada no rindió frutos y un año después, en 2016 fue diputada en la Asamblea Constituyente, encargada de redactar la Constitución de la Ciudad de México.


Desde noviembre de 2015 a octubre de 2019 se desempeñó como presidente del Consejo Nacional de Morena, cargo que dejó para contender a la presidencia del partido.


Pero su relación con la Cuarta Transformación también tiene una veta de sangre: su hija Luisa María Alcalde Luján es la secretaria del Trabajo federal y su primogénita es Bertha Alcalde Luján, secretaria técnica adjunta del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SNSP).


Luján es del grupo de Martí Batres, la jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum, y Clara Brugada.


Mario Delgado




[caption id="attachment_356772" align="aligncenter" width="1000"] Foto: Especial[/caption]

De ser el actual coordinador de Morena en la Cámara de Diputados, Mario Delgado Carrillo aspira a dirigir al partido a nivel nacional.


Lo respaldan dos décadas de experiencia en el servicio público, pero sobre todo su lealtad al canciller mexicano Marcelo Ebrard.


Delgado inició su carrera de 2002 a 2003 como director ejecutivo de Informática y Estadística de la Secretaría de Seguridad Pública del Distrito Federal cuando López Obrador dirigía las riendas de la capital y  Marcelo Ebrard fungía como secretario de Seguridad.


Pero luego de que Ebrard Casaubón fue destituido por el linchamiento de tres agentes de la Policía Federal en San Juan Ixtayopan, Tláhuac,  se incorporó como asesor del propio Marcelo, que en 2005 fue reincorporado como secretario de Desarrollo Social.


Así como avanzó Marcelo Ebrard, también lo hizo Mario Delgado. Con la llegada de Marcelo a la jefatura de Gobierno, el hoy diputado asumió la titularidad de la Secretaría de Finanzas y en 2010 pasó a ser secretario de Educación de la capital.


De 2012 a 2018 se desempeñó como senador. Pero en 2015 pasó a ser miembro activo de Morena, partido al que hoy aspira a dirigir.


En su círculo cercano están Armando Quintero, actual alcalde de Iztacalco, e Higinio Martínez, senador con licencia y actual dirigente de Morena en el Edomex.


Alejandro Rojas Díaz Durán




[caption id="attachment_326732" align="aligncenter" width="1000"] Foto: Archivo[/caption]

Si uno revisa la biografía de Alejandro Rojas Díaz Durán el primer dato que salta es que en 1977 fue secretario personal del diputado Porfirio Muñoz Ledo, al cual reconoce como su primer maestro político.


Sin embargo, Díaz Durán se convirtió, en la década de los noventa, en aliado político de Marcelo Ebrard, quien tenía en Manuel Camacho Solís a su mentor.


Incluso en 2006 coordinó la campaña del hoy secretario de Relaciones Exteriores cuando aspiraba a gobernar la Ciudad de México.


En enero 2008 fue nombrado por Ebrard Casaubón como secretario de Turismo del Distrito Federal en sustitución de Alejandra Bárrales. Pero en enero de 2012 tuvo que presentar su renuncia ya que adelantó que el candidato del PRD a la Ciudad de México sería Miguel Ángel Mancera.


Con ello desató una crisis en la elección interna del PRD local, ya que Alejandra Barrales, quien también aspiraba a ser la candidata se molestó por la declaración.


En 2015 renunció a su militancia dentro del PRD en inconformidad por la alianza que el sol azteca hizo con el PRI en lo que fue conocido como el Pacto por México.


Ese mismo año fue invitado, según su biografía,  por Ricardo Monreal Ávila a ser el coordinador de estrategia electoral y proyecto de Gobierno para la delegación Cuauhtémoc en las elecciones en el Distrito Federal de México de 2015, en las que el Monreal se hizo de la jefatura delegacional.


Allí se fundó una relación. Y es que actualmente Alejandro Rojas es el suplente de Ricardo Monreal en el Senado de la República.


Sin embargo, dentro de Morena, Rojas Durán ha sido uno de los más grandes críticos de la actual dirigencia del partido.


El 29 de mayo la Comisión Nacional de Honestidad y Justicia de Morena (CNHJ) suspendió sus derechos partidarios por tres años, debido a que en su resolución se argumentó que el senador suplente invirtió recursos económicos para difundir contenidos publicados en sus redes sociales lo que afectó de manera reiterada y sistemática la imagen de Morena y su dirigencia y en lugar de acudir ante la Comisión de Justicia Partidista.


Además, se le culpó por violencia política de género por las acusaciones que ha realizado en contra de la secretaria general en funciones de presidenta de Morena, Yeidckol Polevnsky.


Pero la Sala Superior del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) restituyó sus derechos debido a que los magistrados determinaron que no calumnió ni denostó a Polevnsky.


Luego del Congreso Nacional Extraordinario, celebrado el 26 de enero, en el que se eligió a Alfonso Ramírez Cuéllar como presidente interino de Morena, Alejandro Rojas señaló que si el INE lo reconoce, él no impugnará su Presidencia.


Ramírez Cuéllar, el interino



A finales de 2019, Alfonso Ramírez Cuéllar, que hasta hace una semana era presidente de la Comisión de Presupuesto de la Cámara de Diputados, enfrentó una revuelta de organizaciones campesinas que sitiaron a la Cámara baja en demanda de presupuesto.


Sin embargo, detrás de él estaba la orden presidencial de no otorgar dinero a organizaciones y de priorizar la entrega directa de recursos a los campesinos sin intermediarios.


SFue miembro del Partido Mexicano Socialista, pero alcanzó notoriedad en la década de los noventa cuando dirigió a la organización El Barzón, que aglutinó a deudores de la banca en contra de la Asociación Mexicana de Banqueros luego de la crisis económica de 1994.


En 1999 fue consejero nacional del PRD, partido al que renunció en 2014 para integrase en las filas del Movimiento Regeneración Nacional.


Desde el 26 de enero, preside de manera interina y su tarea, ha expuesto, es reorganizar la vida política de Morena y servir de intermediario entre los cuatro candidatos que aspiran a dirigir al partido que llevó en 2018 a la Presidencia de México a Andrés Manuel López Obrador.

Temas: