Cuando vamos a una tienda de ropa, esperamos encontrar alguna prenda que nos guste, ofertas que aprovechar y, al final, salir satisfechos con nuestra compra.

Desafortunadamente hay casos, como el de un cliente de una tienda H&M en Nueva York, que encontró piojos en la ropa, y una empleada de la tienda posteó las imágenes en su cuenta de Twitter.

El hecho ocurrió el pasado 29 de diciembre, cuando un cliente encontró piojos en un estante de sudaderas con capucha.

La empleada aseguró que reportó el problema con el gerente, sin embargo, se dijo molesta porque trataron la situación “como un problema menor, y como si no fuera culpa de la empresa”.

Tras exhibir la incómoda situación, la empleada decidió renunciar a H&M, luego de haber trabajado ahí por 5 años.

La chica destacó que no hay mucha limpieza en el lugar, incluso les sugirió a los clientes lavar su ropa, ya que los almacenes no están limpios.

Tras el escándalo y las críticas que recibió la tienda, ubicada en World Trade Center Oculus, en la ciudad de Nueva York, anunció su cierre temporal.

“Nos tomamos muy en serio la seguridad de nuestros clientes y empleados. Por precaución, cerramos para investigar a fondo”, dijo un portavoz de la empresa.

Temas: