Autoridades federales como del estado de Nuevo León iniciaron la exhumación de Debanhi Escobar Bazaldúa, la joven de 19 años que murió misteriosamente y cuyo cuerpo apareció en el fondo de la cisterna de un hotel ubicado sobre la carretera Monterrey-Nuevo Laredo.

Medios locales comenzaron a circular las primeras imágenes de la recuperación de los restos que ya descansaban en el panteón ejidal de la Laguna de Labradores, en el Municipio de Galena, con el objetivo de realizar una nueva necropsia que permita esclarecer el caso.

 

Una vez exhumado, el cuerpo será llevado al Hospital Universitario en la ciudad de Monterrey, para que sea analizado durante cuatro días por el perito guatemalteco, José Mario Nájera Ochoa, especialista en análisis de víctimas violentadas en Guatemala.

 

Ayer durante la ‘mañanera’ del presidente Andrés Manuel López Obrador, el subsecretario de Seguridad Pública del Gobierno de México, Ricardo Mejía Berdeja, dio a conocer los tiempos y las personas encargadas de llevar a cabo la exhumación del cuerpo de Debanhi Escobar:

  • El Instituto de Ciencias Forenses del Tribunal Superior de Justicia de la Ciudad de México
  • Un especialista de ONU Mujeres
  • Un equipo legista de la Fiscalía de Nuevo León
  • Elementos del área de Medicina de la Universidad Autónoma de Nuevo León
  • Especialistas del Gobierno Federal

Por otra parte, Mario Escobar, padre de Debanhi, señaló que su familia y él aceptaron la exhumación en espera de que este caso sea un parteaguas y que con nuevos documentos y análisis se pueda demostrar que a su hija la mataron, y no que murió tras caer ‘accidentalmente’ en una cisterna.

Temas: