Desde el pasado 12 de octubre la familia Moguel Colín sufre un viacrucis, pues doña Sofía Colín Illescas ingresó al hospital ese día y por sospecha de Covid-19, no ha logrado salir, a pesar de resultar negativa a dos pruebas de detección.

Su esposo Juan Moguel de 72 años de edad, sus tres hijos, Eduardo, Jonathan y Moisés, además de su sobrino, Aldo Hernández, denuncian negligencia médica y trato prepotente de los médicos, al no querer brindar la atención que su mamá requiere.

“Los médicos han sido son prepotentes, en particular la jefa de medicina”, indican sus hijos, quienes están conscientes de la gravedad de salud de su mamá, pero consideran que un tratamiento oportuno, pudo evitar esta situación.

Todo comenzó el día de la Raza, cuando a la señora de 62 años la llevaron al área de Urgencias del Hospital General de Zona (HGZ) 27 del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), por una insuficiencia renal. Esa noche se quedó internada.

Al día siguiente, el nefrólogo Daniel Román Márques, diagnosticó tratamiento de hemodiálisis, el cual sería aplicado tres veces por semana, a partir del 14 de octubre.


Te sugerimos: [ÚLTIMA HORA] SSa reporta 464 muertes más por Covid; suman 90,773


En esa misma consulta, a doña Sofía le toman una placa de tórax y una tomografía, lo que derivó en un diagnóstico de sospecha de Covid-19. A partir de ese momento, sus familiares no volverían a hablar con la señora.

Una vez hecho el test de detección y aún sin resultado, se le trasladó al piso para pacientes con coronavirus, sin tener ningún síntoma de la enfermedad y sin poder recibir visitas, por el riesgo latente de contagio.

Para el 16 de octubre la trasladan al Centro Médico La Raza, bajo el argumento que en el HGZ no existe equipo para tratar pacientes hemodiálisis con Covid.

De regreso al primer centro de salud, pasaron más de 72 horas para que sus familiares recibieran el primer reporte médico el cual fue “estable sin fecha para segunda hemodiálisis”.


Te sugerimos: Visitas a la Basílica podrían traer propagación explosiva de contagios: SSa


El 22 de octubre, la salud de doña Sofía empeoró, según los médicos era delicado con toxinas altas, pero la página web del IMSS la reportó grave. Días antes recibieron el resultado de la prueba de SARS-CoV-2, el cual fue negativo.

Ante la falta de información y con gran incertidumbre, sus hijos denunciaron los hechos ante el portal de Denuncia Ciudadana de la Corrupción (Sidec), perteneciente a la Secretaría de la Función Pública (SFP).

Yamile  Fattel,  jefa  de  Medicina  Interna, les indicó que la  paciente es sospechosa de Covid-19, y “los test usualmente dan como resultado ‘Falsos Negativos’ por ello no autoriza subrogado para la atención de Hemodiálisis en otro hospital”.

Sin fecha para la segunda hemodiálisis, su familia esperó la notificación de La Raza para recibir al paciente, sin embargo, nunca llegó, y su salud siguió en deterioro.

El 22 de octubre, se aplica una segunda prueba a coronavirus. Entre Yamile Fattel y el director del  hospital  27,  Juan José Palma Herrera, comienza una serie de versiones contradictorias, sobre el traslado de la mujer, pues cada uno se deslinda de su responsabilidad.

Además, el doctor Arnolfo Mendoza, del área de Nefrología de la Raza, indicó que no existe ninguna solicitud de ingreso para hemodiálisis, como había asegurado la doctora Fatell.

El segundo resultado de Covid-19 es positivo para el 24 de octubre, sin embargo, doña Sofía sale del área designada desde su internamiento.

Sus hijos acudieron a levantar la denuncia a la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH), la cual quedó asentada en la queja con el folio 2020/80765.


Te sugerimos: Ante crisis, 20% de los mexicanos compran fiado en las tienditas: Anpec


“Hubo negligencia por parte del personal por meter a mi paciente a una zona covid a pesar de no tener resultados concretos, además de que no la atienden con la hemodiálisis sabiendo que el paciente se encuentra grave, lo mínimo debería ser que la cambien de cama a una zona libre de covid y permitieran que se traslade a otro hospital”, se lee en el documento.

Tras nueve días sin tratamiento, en estado de salud grave y ya con estado inconsciente, se logra la confirmación de una fecha para el segundo tratamiento, por la intervención de personal de dicho organismo, con el cual, la familia también pudo acceder a los resultados, diagnósticos e informes médicos. 


Te sugerimos: Así murieron los mexicanos en 2019; cada 42 segundos uno perdió la vida


Doña Sofía fue trasladada otra vez a La Raza; durante este proceso, enfermeros de la ambulancia notaron falta de atención a la mujer, así como una falta de higiene en su cuerpo.

Luego de la hemodiálisis del 28 de octubre, la señora regresa al HGZ 27, y una vez más es ingresada al área Covid a pesar de dos pruebas con resultado negativo, además, a la fecha su familia no recibe el reporte médico, ni confirmación de la próxima sesión de hemodiálisis.


Te sugerimos: Anuncia AMLO acuerdo con la ONU para comprar medicinas baratas y de calidad


“Cualquier persona que sea derechohabiente y cuando acude a un hospital, tiene el derecho y merece el servicio de atención”, sostiene Eduardo Moguel.

La familia pide dignidad para doña Sofía, evitar la negligencia y terminar con la incertidumbre que provoca la falta de información y el trato que ha recibido la señora en el IMSS.

 







Temas: