El volcán La Palma, en Isla Canarias, España, comenzó a hacer erupción desde la tarde de este domingo y continúa este lunes arrojando lava y cenizas.

La última erupción de este volcán, ubicado uno de los complejos volcánicos más activos del archipiélago atlántico de Canarias, fue hace 50 años y la presentada desde ayer, llega después de una semana en la que se acumularon miles de sismos en la zona.

Hasta el momento se han afectado cerca de un centenar de viviendas y ha obligado al desalojo de unas 5 mil 500 personas.

Unas horas antes de la erupción, las autoridades comenzaron a evacuar a los vecinos con problemas de movilidad en los municipios, cinco en total, situados en las áreas de mayor cercanía al área volcánica.

El volcán que erupcionó tiene siete bocas, y de dos de ellas están manando abundante lava en dirección a los núcleos poblados de Alcalá y Paraíso, que ya fueron desalojado, según informaron las autoridades locales.

El comité científico que asesora al Gobierno ha fijado un radio de exclusión de dos kilómetros en torno a los centros de emisión y los ríos de lava para minimizar el impacto de piroclastos y la exposición de gases.


Es previsible que el frente de lava alcance el mar esta tarde sobre las ocho de la tarde, según ha dicho el presidente de Canarias, Ángel Víctor Torres. La Marina Mercante ha restringido la navegación marítima.

Temas: