En el marco del mes del Orgullo LGBT, Daniela Muñoz celebró haber conseguido legalmente su identidad como mujer, acto que la impulsaba a convertirse en la primera profesora transgénero en impartir clases de medicina en la Universidad La Salle

Lastimosamente, este acto, que podría haber sido histórico dentro de la institución, no pudo concretarse. 


Te sugerimos: Exigen matrimonio igualitario y ley de identidad de género en el Edomex


Tan sólo tres días después de haber conseguido su identidad legal como mujer, el pasado 30 de junio, a Daniela se le informó por llamada telefónica que sus servicios como docente, ya no serían requeridos.

Sin embargo, su despido sólo fue la ´gota que derramó el vaso´ en las actitudes que tomó la institución por ocultar su transición como mujer, ya que, aseguró en entrevista para El Big Data, que "todo iba muy bien siendo Daniel, teniendo la imagen y la identidad de un hombre". 

imagen-cuerpo

- Transfobia comenzó hace tres años - 

Daniela recordó cuál fue la primera señal de transfobia que recibió, siendo ésta por parte del mismo rector del campus Benjamín Franklin de la Universidad La Salle, el doctor Enrique Alejandro González Álvarez. 

"Todo inició hace tres años, cuando en la entrada del campus me interceptó el rector de la escuela y me dijo que esa no era la imagen de un doctor, refiriéndose a mi transición a mujer", declaró.


A pesar de apelar por sus derechos como mujer transgénero, donde sólo ella puede decidir cómo mostrarse hacia los demás, los actos discriminatorios continuaron. 


Te sugerimos: Abortar en Guanajuato aún será delito; Congreso rechaza iniciativa


A partir del señalamiento del rector, comenzó a disminuir el trabajo de Daniela, puesto que sus grupos se redujeron de cinco a un sólo un grupo no mayor a 10 estudiantes. 

Meses después los grupos a su cargo llegaron a cero y, posteriormente, sufrió un primer despido, sin recibir mayor explicación o algún tipo de liquidación. 

"Yo reuní pruebas, mensajes de WhatsApp, correos, audios, donde demostraba que el haberme despedido fue un hecho franco de discriminación", declaró.

Posteriormente, tomó cartas en el asunto y se dirigió al área de Capital Humano, donde su postura la llevó a recuperar su empleo, sin embargo la institución le solicitó que tomara todo esto como "un malentendido" y olvidara los actos de discriminación.


Te sugerimos: ´Presume´ SSC reducción de homicidios al mes; sólo 13 asesinados menos


Ante esto, Daniela denunció la situación ante la Conapred y el Copred, pero el apoyo brilló por su ausencia y los actos de discriminación continuaron. 

"Después de esto, sólo me daban un grupo con muy pocos alumnos, con el fin de ocultarme e invisibilizarme por órdenes directas del rector", declaró.

Incluso, puntualizó, que a su jefa, Haidé Negretti fue amenazada de perder su empleo, si impulsaba el desarrollo de Daniela dentro del plantel estudiantil. 

El amor y dedicación hacia su profesión, la orillaron a continuar impartiendo clases. 

No obstante, sin previo aviso, el pasado 27 de junio, recibió una llamada donde se le confirmó su despido del plantel Benjamín Franklin, de la Universidad la Salle

- Uso de la pandemia como pretexto - 

El despido de Daniela se presentó luego de que la Universidad afirmara a través de un comunicado oficial, que ningún docente sería despedido durante la pandemia.

"Me dijeron que mi despido era debido a la crisis económica generada por la pandemia, ya que ésta llevó a que se redujera la matrícula estudiantil, por lo cual ya no había grupos de los cuales yo pudiera encargarme", expresó.

Por lo cual, Daniela señala que la Universidad está obligada a comprobar y transparentar la información sobre la disminución de la matrícula estudiantil y, si fue tan significativa para hacer despidos en la planta docente, se demuestre a cuántos y por qué razones fueron. 


Te sugerimos: [HISTORIA] La violencia de género, un doble riesgo para las mujeres trans


- Respaldo de sus estudiantes - 

El profesionalismo, compromiso y buena aceptación de sus estudiantes, asegura, "era maravilloso", por lo cual a partir de su despido sus alumnos y alumnas les ha dado ánimos y fuerzas para resistir.

Incluso, el apoyo hacia su profesora se hizo evidente rápidamente en redes sociales, ya que los estudiantes a través del HT #LaSalleTransfóbica se unieron su causa para denunciar este acto de discriminación. 

Ante esto, Daniela aseguró que continúa en la lucha para que se respeten sus derechos y que su objetivo principal es regresar a su alma mater como mujer docente y como una voz de libertad de expresión para la comunidad. 

"Mi intención es reingresar a la universidad ya que representa un acto de protesta, que permitiría ampliar libertades y acceso a la diversidad dentro de la institución La Salle".

RCS.



Temas: