Elementos de la Secretaría de Seguridad Ciudadana de la Ciudad de México (SSC-CDMX) encontraron el cuerpo sin vida de Vanessa Hernández Montoya, en un terreno baldío de la alcaldía de Tláhuac.

Tras cuatro días de haber desaparecido, la mujer de 29 años, casada y con dos hijos, trabajaba en una fábrica donde producían amaranto.


Te sugerimos: Abandonan en la CALLE cuerpo desnudo de mujer asesinada en EDOMEX


Su cadáver apareció el pasado viernes en unos matorrales de la colonia Ampliación el Rosario, con los brazos extendidos, el rostro sucio, golpeado, ensangrentado.

La desaparición de la víctima la reportó su esposo David Arturo Nieto Mayoral, sin embargo, él es el principal sospechoso de cometer el crimen.


Te sugerimos: ¡OJO! Se hacían pasar por empleados de CFE para extorsionar en la CDMX


De acuerdo al hombre, llevaba cuatro días sin saber del paradero de su esposa, pues la mañana del lunes anterior, alrededor de las 6:30 horas, ella salió de su casa para ir a trabajar, pero compañeros le indicaron que no llegó a la fábrica.


Te sugerimos: Muere niño de 4 años ahogado en Xochimilco, tras saltar al agua con papá


A las 48 horas decidió llamar a las autoridades, quienes comenzaron a rastrearla. Emitieron un boletín de búsqueda y fueron a los lugares que frecuentaba.

Luego de encontrar el cuerpo de Vanessa, detectaron huellas de estrangulamiento y lesiones provocadas por golpes. Tras el hallazgo, agentes de la Policía de Investigación (PDI) fueron a buscar a su esposo, quien estaba con un amigo drogándose y con algunas dosis de cocaína.


Te sugerimos: Familiares y vecinos golpean a policías para liberar a ladrones


Los uniformados interrogaron a David Arturo, y en su declaración encontraron contradicciones, además, les ofreció dinero a los agentes para no detenerlo, sin embargo, rechazaron el soborno y lo detuvieron y presentaron en la Agencia Central, por posesión de drogas, cohecho y el presunto feminicidio de Vanessa Hernández Montoya.

ARM

Temas: