Durante la administración del ex presidente de México, Enrique Peña Nieto, la entonces Procuraduría General de la República (PGR) contrató el programa Pegasus a un costo de 32 millones 16 mil dólares, reveló Santiago Nieto, titular de la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) de la Secretaría de Hacienda.

En la conferencia de prensa en Palacio Nacional, el funcionario detalló que la compra de programas de espionaje se remonta a 2012, cuando el sector de seguridad estaba a cargo de Genaro García Luna.


Te sugerimos: Pegasus incluyó al menos a 50 personas cercanas a AMLO para espiarlas durante sexenio de EPN


Asimismo dijo que para este proceso se emplearon a empresas que dejaron de operar el 31 de diciembre de 2018, un mes después del final del sexenio del priísta.

Para la adquisición del software, se utilizaron nueve empresas entre las que destacan, por los montos recibidos Tech Bull SA de CV y Balam Seguridad Privada SA de CV, a las que se transfirieron recursos de cuentas concentradoras del entonces Gobierno federal.

"No sólo se trata de montos incongruentes, sino también que estas cuentas operan con cuentas concentradoras del Gobierno federal con montos muy superiores lo cual implica o se presume la existencia de actos de corrupción al venderlas en sobreprecio al Gobierno de la República, del año 2012 a 2018, es decir, durante las administraciones de Felipe Calderón y Enrique Peña Nieto", explicó.


Te sugerimos: FGR investiga a Tomás Zerón por contratar programa Pegasus para espiar políticos


Nieto Castillo detalló que las nueve empresas recibieron depósitos por un monto de cinco mil 914 millones de pesos, y de siete millones, 96 mil dólares; sin embargo, los retiros fueron de dos mil 889 millones de pesos, y de 40 millones 824 mil dólares.

Agregó que dicha información se presentará ante la Fiscalía General de la República, y al Servicio de Administración Tributaria por los posibles temas vinculados con evasión fiscal.


Te sugerimos: México es el país con más huérfanos por Covid-19, revela estudio


Las transacciones de dichas empresas no se localizaron en la presente administración y solamente los recursos fueron transferidos a Estados Unidos, Italia, Israel y solamente de Balam y de Tech Bull los montos hacia Israel, fueron de 25.2 millones de dólares.

Por ello, dijo el titular de la UIF, se bloquearán cuentas de quienes estén involucrados en estos casos.

ARM

Temas: