La corrupción relacionada con gaseras clandestinas ya cobró la vida de dos personas en el Estado de México. El miércoles pasado dos repartidores de gas fueron asesinados el municipio de Villa Nicolás Romero.

Los cuerpos de las víctimas fueron encontrados dentro de la pipa y las investigaciones preliminares advierten que murieron a manos de gaseros clandestinos quienes los mataron porque presuntamente “invadieron su territorio”.

Te sugerimos: ¡Cuidado! Gaseros de la CDMX estafan así a sus clientes

Dueños de gaseras legales culpan del ataque a la Organización de Pipas, Portatileros de Gas L.P. y Transporte en General (AGUM), que lidera Juan José Díaz. Aseguran que éste y otros grupos ilegales sobornan a funcionarios para que los dejen trabajar de manera ilegal.

Los afectados aseguran que existe complicidad entre, Luis Felipe Puente, director de Protección Civil del Estado de México y las gaseras que se han instalado de manera clandestina en la entidad. Además advierten que a pesar de haber denunciado estos hechos con el secretario de Gobierno del estado, Alejandro Ozuna Rivero, no han tenido respuesta.


Te sugerimos: Asaltan a gaseros en la GAM


Norberto Mandujano, administrador de un establecimiento afectado y que en marzo pasado fue incendiado, aseguró que el alcalde de Villa Nicolás Romero, Armando Navarrete, está coludido con estas gaseras y que, a pesar de que han enviado información al respecto al gobierno estatal, nadie les hace caso.

Los gaseros bien establecidos aseguran que los miembros de la organización AGUM son muy violentos y además se roban el Gas L.P. porque lo venden por debajo incluso, de lo que oferta Pemex. Actualmente este grupo ya opera incluso en la ciudad de Toluca en donde también cuenta con el apoyo del alcalde Juan Rodolfo Sánchez Gómez.

 Con información de Filiberto Cruz Monroy

Temas: