La historia del reinado de Isabel II, quien murió hoy a los 96 años de edad, también incluye dos capítulos en tierras mexicanas, cuando la monarca visitó nuestro país en 1975 y más tarde en 1983.

Con el deceso de la reina más longeva en la historia imperial inglesa, comenzaron a circular nuevamente las imágenes de las actividades que desarrolló en territorio azteca.


Te sugerimos: [ÚLTIMA HORA] Muere la Reina Isabel II


Primera visita

El primero de los viajes fue durante el sexenio del presidente Luis Echeverría, quien la recibió con honores y diversos tributos, al volar al Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (AICM), después de navegar en el yate real Britannia desde Inglaterra a Cozumel.

Su estancia duró seis días, del 24 de febrero al primero de marzo de 1975, y junto a su esposo, Felipe de Edimburgo, recorrió varias partes de Quintana Roo, Yucatán, Guanajuato, Veracruz y la capital del país.

Se trató de la primera visita de cualquier soberano de Inglaterra a nuestro país en su historia. En el Zócalo Capitalino le rindieron homenaje con mosaicos humanos.


Te sugerimos: ¡La reina ha muerto, viva el rey! Carlos, nuevo monarca del Reino Unido, tras la muerte de Isabel II


La pareja real visitó al presidente mexicano en su residencia privada en San Jerónimo, al sur de la ciudad. Al día viajaron a Guanajuato, donde conocieron el monumento al Pípila -creado por el escultor Fernando Olaguíbel, la mina ‘La Valenciana’, el Teatro Juárez, el edificio de la Universidad de Guanajuato (UG), la Alhóndiga de Granaditas y el mercado local de la capital estatal.

En Oaxaca conocieron los telares y el palacio de la artesanías, así como parte de la celebración nocturna de la Guelaguetza; caminaron por la zona arqueológica de Monte Albán; posteriormente estuvieron en Yucatán y salieron del puerto de Veracruz rumbo al Reino Unido, el primero de marzo.

“Los mexicanos son alegres. Me di cuenta por la forma festiva en que actuaban”, declaró en aquella ocasión.

Comió tlacoyos y viajó en tren

En varias crónicas sobre el viaje, se relató que la reina partió rumbo a Guanajuato a bordo de un tren que salió desde la estación Buenavista en la Ciudad de México.

El ferrocarril que llevó a los monarcas ingleses tenía 11 carros y tres locomotoras, mientras el convoy cuatro carros presidenciales, dos oficiales, dos comedores y tres dormitorios y corría a más de 70 kilómetros por hora.

Al llegar al mercado Hidalgo, relatan los testimonios, Isabel II degustó de la gastronomía guanajuatense, ya que varios ciudadanos le regalaron tlacoyos, charamuscas, fresas, quesos, biznagas y todo tipo de artesanías, mismas que sus acompañantes iban guardando en una canasta.

Segunda visita

Ya con Miguel de la Madrid en la Presidencia de la República, Isabel II estuvo en municipios costeros del territorio nacional como Acapulco, Lázaro Cárdenas, Puerto Vallarta y La Paz.

En esa ocasión su permanencia en el país fue del 17 al 25 de febrero de 1985.

Al visitar la costa de Jalisco, la recibió el entonces alcalde Jorge Leobardo Lepe García, el gobernador jalisciense Flavio Romero Velasco y el presidente de la República, quienes le dieron las llaves de la ciudad.


Te sugerimos: La Reina Isabel II será sepultada en 12 días.Estos son LOS EXTRAÑOS PROTOCOLOS REALES tras su muerte


También fue a la laguna Ojo de liebre, a la Catedral de Nuestra Señora de La Paz ‘Airapi’ y a las islas Jacques Cousteau (o Cerralvo) y Espíritu Santo.

Esos dos últimos lugares captaron de manera especial a atención de la reina, debido a que la corona oficial heredada desde su bisabuelo Eduardo VII, tiene incrustada una de las perlas de adorno denominada The Great Lemon extraída del Mar de Cortés y llevada al Reino Unido más de un siglo antes a su visita.

 

ARM



Temas: