El fuerte sismo magnitud 7.4 que se registró el 23 de junio de 2020 en las costas de Oaxaca, México, provocó un desplazamiento de casi 0,45 metros en el epicentro del terremoto, informó la NASA tras efectuar un análisis de datos satelital.

Detalló que el Programa de Desastres de Ciencias Aplicadas de la Tierra de la NASA se activó para este evento con fines de investigación y comprender mejor este tipo fenómenos naturales y sus impactos.


Te sugerimos: Sismo de 7.5 impacta en CDMX; aplican protocolo de revisión


A través de sus redes sociales, precisó que el temblor no sólo dañó edificios y provocó evacuaciones en la región, también provocó una alerta de tsunami, con olas de 0,68 metros (2,2 pies) observadas en Acapulco, Guerrero, y 0,71 metros (2,3 pies) en Salina Cruz, Oaxaca.

Como parte de la evaluación satelital JAXA ALOS-2,se pudo elaborar un mapa que muestra el antes y después de la región tras el sismo.


Te sugerimos: Sí hubo TSUNAMI en México tras sismo; Ya van más de '600' réplicas


De esta manera se ha observado un desplazamiento de casi 0,45 metros en el epicentro del terremoto según este análisis inicial.

Asimismo, el proyecto de investigación de NASA Applied Sciences A.37 ROSES "Alistando datos satelitales para modernizar la alerta temprana local de tsunami", y dirigido por el doctor Diego Melgar, generó modelos de deslizamiento y modelos de tsunami.


Te sugerimos: Más de 20 VIDEOS impactantes del fuerte sismo de hoy en CDMX


En este tenor, la NASA aclaró que los impactos del tsunami del sismo del 23 de junio fueron menores, toda vez que esta fue una oportunidad para probar las capacidades del sistema de pronóstico y alerta temprana de tsunami, lo que ayudará a guiar las modificaciones en el software y familiarizar a los profesionales con las fortalezas y limitaciones de los diferentes métodos utilizados.

 


Temas: