La Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) y la Fiscalía General de la República (FGR) investigan presunto lavado de dinero al interior de la administración del gobernador de Morelos, Cuauhtémoc Blanco.

Luego de una investigación, la UIF detectó redes de lavado y cuentas millonarias, posiblemente vinculadas a colaboradores del mandatario estatal. Tanto amistades, familiares, así como secretario particular y el jefe de la Oficina gubernamental habrían incurrido en posibles delitos financieros.


Te sugerimos: Liberarán a manifestantes en Jalisco; es la última vez, advierte Alfaro


El ex futbolista designó a Jaime Tomayo Godínez como representante de la marca Cuauhteminha, a través de la cual transfirieron 558.2 millones de pesos entre 2013 y 2019, durante ese periodo retiraron 98% de ese monto (548.2 millones pesos) en depósitos y envíos, movimientos detectados y clasificados por la dependencia, como lavado de dinero.

Debido a las irregularidades de esas operaciones financieras, reportaron ante la FGR posibles actividades ilícitas de este movimientos.

En junio de 2013 a mayo de 2014, Tamayo depósitos de 9.2 millones de pesos a una cuenta de Banamex, y retiros por 6.4 millones pesos, mientras en Inbursa recibió 43.6 millones de pesos y retiró 40.2 millones entre el 8 de enero y el 17 de mayo de 2019.


Te sugerimos: Héctor Astudillo, gobernador de Guerrero, da positivo a Covid-19


Además, en una cuenta del banco Santander retiró 501.8 millones de sos de 505.4 depositados, entre agosto de 2016 y octubre de 2018, desde esa cuenta, Tamayo pagó cinco millones de pesos a Comercializadora Prato, empresa catalogada con anterioridad por la UIF, como fachada o fantasma.

Entre 2017 y 2018, Prato depositó cinco millones de pesos al consultor de campañas electorales del PRI, Jordi Segarra. En 2005, Cuauhtémoc Blanco registró ante el Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial la marca "Cuauhteminha" y como apoderado a Tamayo, quien de acuerdo con la UIF, también tiene vínculos financieros con familiares del ex futbolista.

-Familiares involucrados-

La investigación de la UIF también detalla que 12% de los ingresos de una cuenta a nombre de Grupo Desarrollo en Sistemas Ares, terminaron en poder de Tamayo, por una cantidad de 64.3 millones de pesos.


Te sugerimos: En plena pandemia, captan al gobernador de Querétaro en una 'carnita asada'


Se involucra también al primo y secretario particular de Cuauhtémoc Blanco, Édgar Riou Pérez, quién hizo depósitos injustificados de 200 mil pesos el 12 de febrero de 2019 a Natalia Rezende y de 160 mil en un cheque a nombre de Ulises Bravo Molina; esposa y medio hermano del gobernador, respectivamente.

-Colaboradores-

Por su parte, José Manuel Sanz, Jefe de la Oficina del Gobernador de Morelos, compró un inmueble presuntamente subvaluado y tiene registró de  depósitos a sus cuentas en Estados Unidos Unidos superiores a los 25 millones de pesos.


Te sugerimos: Mueren 8 personas por beber tequila ´Rancho Escondido´ adulterado


También, a esposa del funcionario, Claudia Mondragón Sánchez, adquirió en 1.4 millones de pesos un departamento del Condominio Forest Hills, de Cuernavaca, cuyo valor comercial en realidad era de cuatro millones, por lo que la UIF señaló alertó sobre esta compra-venta, por posibles irregularidades.

Señala que el historial financiero y fiscal de la esposa de Sanz no indican ingresos suficientes para adquirir este inmueble, por lo que habría un conflicto de interés.

ARM

 


Temas: