La pobreza y la desigualdad en el acceso a servicios médicos ha sido determinantes en las víctimas mortales por Covid-19 en México.

La Facultad de Medicina de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) presentó hace unos días un estudio denominado Impacto de los determinantes sociales de la COVID-19 en México, en el que establece que 94% de los fallecidos por Covid-19 son obreros, amas de casa, jubilados y pensionados.

De acuerdo con el estudio, los grupos más vulnerables tienen más riesgo de enfermar y morir porque no tienen los medios para prevenir o hacer frente a la enfermedad:

  • Tienen carencias económicas (viven al día)
  • Sus trabajos son en actividades esenciales y deben realizarse de forma presencial: fábricas, comercio, ambulantaje, transporte público, limpieza, granjas, servicios, entre otros (no pudieron hacer home office)
  • Hacinamiento
  • Uso de transporte público
  • Carencia de servicios de salud
  • Asimismo, se demostró que la población con menor posición económica tiene mayor prevalencia de enfermedades como hipertensión, diabetes u obesidad debido a la mala alimentación y la falta de servicios médicos.

    Durante la pandemia se alertó que las comorbilidades más frecuentes en los pacientes positivos a Covid-19 eran hipertensión, obesidad, diabetes y tabaquismo.

    Mientras que las víctimas mortales presentaron hipertensión, diabetes, obesidad y enfermedades cardiovasculares.

    El estudio detalló que han muerto 2 hombres por cada mujer y el sector con más fallecidos por coronavirus es el de entre 65 y 69 años de edad. En tanto, el grupo más contagiado es el de entre 30 y 34 años, es decir, la población económicamente activa.

    El 50% de las personas fallecidas tenía como nivel de estudios máximo la primaria.


    Te sugerimos: Sólo un tercio de la población trabajadora en México percibe más de 2 salarios mínimos


    Las estadísticas colocan a la Ciudad de México, Baja California y Sonora como las entidades con la tasa más alta de mortalidad, debido a que en los municipios con mayor nivel socioeconómico hay nueve veces más contagios y hay mayor aplicación de pruebas.

    El estudio realizado por Alejandro Cortés y Guadalupe Ponciano se hizo cuando México era el tercer país con más muertes por Covid-19 y el 13 con más contagios al sumar 2 millones 144 mil 588 positivos.

    Se detalló que 92% de las muerte fue en una institución pública:

    52% IMSS

    32% Unidades médicas de la SSA

    8% ISSSTE

    2% Hospitales privados

    Los especialistas alertan que la pandemia puso en evidencia los desafíos que las autoridades tienen para reducir las desigualdades sociales y económicas, así como en servicios básicos como es la salud.

    Temas: