Durante marzo de este año, la cantidad de migrantes detenidos en la frontera sur de Estados Unidos, aumentó en relación al mes pasado, en 71 por ciento, para un total de 172 mil 331 personas.

Además de esta cifra máxima en los últimos 15 años, también se incrementó en 100 por ciento el número de menores no acompañados en un mes, al sumar más de 18 mil de acuerdo al reporte de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos (CBP).


Te sugerimos: Biden va por mayores restricciones para la portación de armas en EU


"Han estado al alza desde abril de 2020 debido a razones que incluyen la violencia, los desastres naturales, la inseguridad alimentaria y la pobreza en México y en los países del Triángulo Norte de América Central", indicó la patrulla fronteriza.

Las cifras de la CPB demuestran que 60 por ciento de los migrantes que llegaron a Estados Unidos -103 mil 900 personas- fueron expulsados. De ellos, 28% eran migrantes que ya habían sido deportados del país.


Te sugerimos: Termina sedición real en Jordania; Rey Abdalá II perdona a su hermanastro


"Esto no es algo nuevo", afirmó Troy Miller, comisario interino de CBP.

El tema migratorio es una de las prioridades entre los Gobiernos de Estados Unidos y México, entre las crecientes presiones en el primer país para gestionar la situación en la frontera y albergar a los menores no acompañados.


Te sugerimos: Paciente con Covid desconecta respirador y mata a su compañero de habitación en hospital


Por su parte, el presidente Andrés Manuel López Obrador ha afirmado que  "existe disposición" de parte de México para sumar voluntades en el combate al tráfico de personas y protección de los derechos humanos. Sin embargo, el mandatario ha insistido que la migración irregular sólo va a detenerse cuando se atiendan las causas que la propician.

ARM

Temas: