El caso García Luna, ex secretario de Seguridad Pública en México, cuenta con una nueva acusación, ahora en contra de dos de sus más allegados funcionarios de la policía mexicana, mismos que están acusados de participar en una empresa criminal continua, bajo las órdenes del ahora detenido. 

Se trata de Luis Cárdenas Palomino y Ramón Pequeño García, ex oficiales de alto rango de la policía mexicana, quienes trabajaron bajo las órdenes en de diferentes posiciones a lo largo de los años. 

Los nombres de los implicados se dieron a conocer por medio de una acusación de reemplazo que se devolvió hoy mismo al tribunal de Nueva York. 


Te sugerimos: “¡Tiren un Cóndor, rápido!”; revelan AUDIO de García Harfuch tras atentado


En caso de que García Luna fuera encontrado culpable, podría pasar 20 años en prisión, o incluso, ser acreedor a cadena perpetua. Por su parte, sus dos alfiles enfrentarían un cargo de mínimo 10 años por conspiración de drogas. 

Ambos implicados son acusados de tres cargos por conspiración para tráfico de cocaína a cambio de sobornos multimillonarios por parte del narcotráfico. 

De acuerdo con la acusación, desde 2001 y hasta el presente año, los implicados realizan tal acto delictivo a cambio de sobornos millonarios, esto gracias al abuso de poder que tenían por parte del gobierno mexicano, lo que permitía la operación del Cártel de Sinaloa.


Te sugerimos: Genaro García Luna permanecerá en prisión; fianza que solicitó su defensa no ha sido aceptada


De momento, tanto Cárdenas Palomino y Pequeño García permanecen en calidad de fugitivos, mientras que García Luna fue arrestado el pasado 9 de diciembre del año pasado por agentes federales de Texas; actualmente se encuentra en Nueva York, en espera de su juicio en el Distrito Este. 

El fiscal interino de tal distrito de Nueva York, Seth DuCharme, anunció la acusación e indicó que durante casi dos décadas García Luna traicionó a aquellos a quienes había jurado proteger al aceptar sobornos de miembros del Cártel de Sinaloa para facilitar sus crímenes y empoderar una empresa criminal. 

RCS.



Temas: