El Servicio de Administración Tributaria (SAT) no cancela deudas y persigue a los contribuyentes aún después de que hayan muerto, indicó el fiscalista Roberto Colín Mosqueda.

De acuerdo con el especialista, el SAT no puede cancelar Registro Federal de Contribuyentes (RFC) de las personas inscritas en el padrón fiscal, porque una vez dado de alta no es posible la baja y sólo procede dar aviso de aumento de actividades o suspensión, dependiendo del régimen, pero la cédula sigue vigente.

Te sugerimos: SAT investiga a 145 empresas por operaciones con facturas falsas por 50 mil mdp

“El RFC no se cancela, se hacen modificaciones si estás activo o inactivo, pero al momento del fallecimiento del contribuyente se tiene que hacer la cancelación para que no sigan corriendo las obligaciones de pago, precisó.

El experto sostuvo que la gente desconoce el proceso fiscal cuando el contribuyente fallece, y se tiene la idea que ocurre lo mismo que con los bancos de que se quita la deuda una vez muerto.

No obstante, al fallecimiento del contribuyente, el fisco va a intentar cobrarse de la masa hereditaria que haya dejado, si existiera.

Te sugerimos: ¡Ojo! El SAT alerta sobre nuevo tipo de extorsión que simula donaciones

La cancelación es un trámite sencillo cuando el extinto causante solamente tenía una actividad empresarial o era asalariado. Sin embargo, se vuelve más complicado cuando está de por medio una herencia.

Cuando hay una sucesión testamentaria y hay un adeudo pendiente de pago, la autoridad se va a formar en la sucesión para recuperar su parte, y hasta que haya concluido todo ese procedimiento se podrá cancelar el RFC.

Con información de El Universal


Te puede interesar:

[IMÁGENES] Prepas y CCH’s de la UNAM comienzan la batalla de disfraces originales

Secuestran a niña de 15 años en el Metro Normal y la abandonan en Ecatepec

Asaltan Wingstop de Coapa; policía repele ataque y quedan varios heridos

Temas: