En unas cuantas horas el doctor José Rogel Romero se ha convertido en uno de los principales ejemplos de la corrupción más podrida que pese a la  llegada de la 4T sigue afectando a México. 

Y es que Rogel Romero, director del Centro Médico Lic. Adolfo López Mateos, fue denunciado de usar sus influencias para hacer que toda su familia recibiera la vacuna Sars-Cov-2, inoculación que estaba destinada solo para el personal médico de primera línea.


Te sugerimos: Vacuna contra Covid-19 se comercializará en México hasta mediados de 2021


Sin embargo poco a poco han empezado a salir "los trapitos sucios" (valga el lugar común) de este galeno de la corrupción. 

Para empezar tiene una denuncia en curso por acoso laboral ante la Comisión de Derechos Humanos del Estado de México, la cual le interpuso el doctor Erick Sánchez Téllez. 

El personal del Adolfo López Mateos lo señala por lucrar con tomografías y resonancias, puesto que todos los pacientes que llegan a este hospital público y requieren de dichos estudios de imagenología son remitidos a la clínica privada, Sanatorio Venecia. 


Te sugerimos: Llega a la CDMX el tercer lote de vacunas Pfizer contra el Covid-19


Además se le señala por dar empleo solo a alumnos recomendados por él. 

También es conocido por toda la comunidad médica del Edomex que José Rogel Romero creó la especialidad en cirugía plástica solo para que su hijo,  José Fernando Rogel Rodríguez pudiera ser admitido como médico en el Hospital Adolfo López Mateos.

Rogel es un Médico Cirujano por la UAEM con Especialidad en Cirugía General con Certificado y Recertificado por el Consejo Mexicano de Cirugía General y por el Consejo Mexicano de Gastroenterología. Ha sido Jefe de Residentes Hospital General Adolfo López Mateos, director del Hospital General Tejupilco y profesor de Cirugía General en la Facultad de Medicina de la UAEM.

Con información de Reforma

Temas: