El remedio contra el susto más socorrido por los mexicanos en caso de sismo es el bolillo, sin embargo, este alimento se encareció en los últimos meses.

Y aunque no existe evidencia de que los temblores ocurran con mayor frecuencia durante septiembre, para muchos ciudadanos es todo lo contrario, basta recordar las tragedias de 1985, 2017 y los recientes movimientos telúricos del 19 y 22 de septiembre del presente año.


Te sugerimos: Analiza Protección Civil hacer dos o tres simulacros por año en todo el país


Mientras sea coincidencia o casualidad entre estas fechas, el ancestral conocimiento nacional indica que las trazas de pan son la mejor solución para tranquilizarse después de un evento natural de esta magnitud, sin embargo, con el incremento del costo, cada vez será más difícil.

De acuerdo con el Instituto Nacional de Estadística Geografía (Inegi), el bolillo es uno de los productos de la canasta básica con mayor alza por los efectos de la inflación en el país y en todo el mundo.


Te sugerimos: Otorgan amparo a Murillo Karam por el caso Ayotzinapa


El pasado mes de agosto, este tipo de pan incrementó su precio en un 29.2 por ciento, cifra más alta registrada en los últimos 25 años.

Con ello, el producto suma nueve meses consecutivos  de incremento en su precio; desde diciembre de 2021 ha aumentado en más de 10 por ciento.

Y no sólo para ahuyentar el miedo, el bolillo es una parte fundamental en las mesas de los hogares mexicanos, y su consumo es contante en la mayoría de las familias.

Según datos del Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval), dicho pan registró un costo diario promedio de 1.18 pesos por persona durante el pasado agosto en algunas zonas urbanas de México.

ARM

Temas: