Antes de asesinar a los dos sacerdotes jesuitas y un guía turístico, José Noriel Portillo Gil alias 'El Chueco', secuestró a dos personas las cuales aún no localizan, informó el fiscal de Chihuahua, Roberto Fierro.

En conferencia de prensa, el funcionario estatal detalló que se trata de dos ilícitos son distintos, pero es el mismo responsable, según las indagatorias de la dependencia.


Te sugerimos: [ÚLTIMA HORA] Localizan los cuerpos de los jesuitas asesinados por el narco en Chihuahua


El pasado lunes 20 de junio, ´El Chueco´ llegó a un domicilio en el municipio de Urique, en busca de dos personas con quienes tuvo problemas días antes durante un partido de beisbol, el cual perdió.

El objetivo era localizar a Paul ´B´ y Armando ´B´, habitantes de la comunidad de Cerocahui, y quienes derrotaron en el juego a un equipo patrocinado por el señalado.


Te sugerimos: ¡ATENCIÓN! Ofrecen recompensa de 5 millones por la ´cabeza´ de 'El Chueco', asesino de los jesuitas


De acuerdo a testigos, Portillo Gil detonó un arma de fuego contra uno de ellos y secuestró a otro, y antes de huir prendió fuego a la vivienda.

También surgieron reportes de la desaparición de una mujer y un menor de edad, ambos familiares de los desaparecidos, sin embargo, se pudo comprobar que ellos se fueron del lugar por su propio pie y se encuentran sanos y salvos.

Más tarde, el delincuente llegó a un hotel de la comunidad en el que "interactuó con un conocido guía de turistas", quien fue privado de la libertad por José Noriel.

"Según testigos, el guía de turistas escapó y "llegó poli contundido al templo del pueblo, donde fue auxiliado por los religiosos". Sin embargo, en el lugar, ´El Chueco´ asesinó al guía de turistas y a los dos religiosos que intentaron intervenir.

 


Temas: