La Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco), a través del Laboratorio Nacional de Protección al Consumidor, realizó un estudio a 21 productos lácteos fermentados que en el mercado se catalogan de “tipo natural, con fruta y saborizados”.

Los resultados del análisis de la Profeco fueron dados a conocer hoy en su boletín y señalan que “detectó algunos productos lácteos fermentados que contienen poca cantidad de probióticos y no comprueban que contengan los microorganismos específicos que ostentan en etiqueta”.

Te sugerimos: 15 alimentos que creías saludables, pero NO lo son

Conforme a la norma NMXF-703-COFOCALEC-2012, “Sistema Producto Leche - Alimentos - Lácteos Leche y Producto lácteo (o alimento lácteo) - fermentado o acidificado - Denominaciones, Especificaciones y Métodos de prueba, las cuatro siguientes marcas no se sujetaron a las denominaciones o requisitos de la misma:

  • Danone Danonino: debe tener 1.6% de proteína y tiene 0.6%.

  • Nestlé Chamyto: debe tener 2.1% de proteína y tiene 1%.

  • LALA Bio4: se debería denominar “producto lácteo fermentado” y se denomina “Bebida láctea fermentada”.


EPOCA COOL - Sabor original (80 ml) y EPOCA COOL Sabor fresa (80 ml): contienen alrededor de 400 mil probióticos (microorganismos vivos) por gramo, cantidad menor en relación a los otros productos evaluados.

Esta marca no comprueba contener los microorganismos específicos: Lactobacillus casei y Lactobacillus helveticus que ostenta en etiqueta

La dependencia señala que la cantidad de bacterias benéficas, según establece la norma, no tiene que ser menor a un millón por gramo de producto.

Cabe resaltar que ninguno de los 21 productos analizados presentó problemas sanitarios.

EL ANÁLISIS TOMÓ EN CUENTA:


Para el estudio se analizaron productos lácteos fermentados de tipo natural, con fruta o saborizados, todos comercializados en la Ciudad de México y muchos de ellos en todo el país.

Al adquirirlos se verificó que estuvieran dentro de la fecha de caducidad, en refrigeración y en empaques cerrados y no deteriorados.

Los parámetros que se valoraron en el análisis fueron:

  • La información al consumidor

  • Contenido neto

  • Aporte nutrimental

  • Contenido y tipo de azúcares

  • Además de acidez (que, por sus características debe ser de 0.5% mínimo)

  • Presencia de almidón

  • Probióticos

  • Calidad sanitaria

  • Minerales.


PROFECO recomienda:


Antes de adquirir un producto lácteo fermentado verifique que el empaque esté bien cerrado y que se encuentre dentro de la fecha de caducidad y en refrigeración.

Además, lea la etiqueta e identifique el producto que prefiera, toda vez que se comercializan con diversos contenidos de grasa y azúcares; algunos contienen edulcorantes sintéticos como sucralosa o acelsufame.

Te sugerimos:

Panditas de Ricolino son ‘RADIACTIVOS’; estudio revela cómo afecta a los niños

Lechita de vainilla Santa Clara, ‘bomba’ que altera conducta de los niños: El Poder del Consumidor

Suavizantes para la ropa, ‘bombas aromáticas’ peligrosas y que provocan trastornos