Ángel Gerardo Ramírez Chaufón (20 años), Jesús Armando Reyes Escobar (30 años) y Leonel Báez Martínez (35 años) desaparecieron misteriosamente y sin dejar rastro después de presentarse a trabajar en el Sanborns de Parque Lindavista, en la Ciudad de México.

La última vez que sus familiares supieron de ellos fue el 29 de noviembre de 2019, después de esa tarde noche en que terminaron su turno ya no se supo nada de ellos.

A más de dos meses ninguna autoridad capitalina ha resuelto el caso, ni ha podido dar certeza de su posible paradero.

En el caso de Ángel, su familia lo esperó toda la noche y al no llegar acudieron al ministerio público para denunciar el hecho, pero los agentes les dijeron que probablemente se había ido como una muchacha o que se había escapado a Acapulco.

“Pero yo sé cómo es mi familia”, asegura Gerardo Ramírez, su padre, quien esa misma noche tuvo un extraño sueño en que su hijo se despedía de él porque tenía que emprender un viaje.

-La hipótesis-


Dos meses después, no hay rastro de ellos. La hipótesis de las familias es que los empleados salieron de trabajar y coincidieron entre las calles Rio Bamba, donde está la plaza comercial, y Montevideo. Luego desaparecieron.

En la esquina donde posiblemente fueron vistos por última vez los tres trabajadores hay una cámara del C5, perteneciente a la Secretaría de Seguridad Pública.

Es un cruce transitado. Varios comercios y restaurantes tienen vista al lugar. De hecho, la estación de Metrobús Rio Bamba está a unos pasos.

Pero a pesar de que la concurrencia no hay un solo testigo sobre lo que pasó. “Es como si se los hubiera tragado la tierra”, sostiene Gerardo Ramírez.

Lee el reportaje completo en Pie de Página



Te puede interesar:


[MALAS NOTICIAS] ¿Recibes pensión?, gobierno te la bajará 40%: aquí razones

[IMÁGENES] Peligrosas ráfagas de viento de 59 km/h activan Alerta Amarilla en CDMX

[VIDEO] Agente ministerial pelea hasta sangrar contra varios pasajeros del Metro

Temas: