A inicios de 2022, la reina Isabel II hizo público su deseo de que Camila Parker Bowles, entonces duquesa de Cornwall, fuera nombrada reina consorte una vez que su hijo, Carlos, asumiera el reinado de Reino Unido.

Unos dicen que fue el último regalo que la reina le hizo al ahora rey Carlos III, pues a más 25 años de la muerte de Diana de Gales, la aceptación de Camila no ha permeado, debido al polémico romance con el heredero a la corona.

Una historia de amor y desamor

Camila y Carlos se conocieron en un partido de polo en Windsor en 1970, pero a Carlos le gustó Camilla desde el principio: era simpática, divertida y espontánea, distinta a todas las novias que le adjudicaban y se sentía cómodo con ella. 

A Camilla le costó un poco más, sin embargo, disfrutaba de su compañía y comenzaron a salir, pero en 1973 rompieron. Oficialmente no se supo qué pasó, pero los expertos dicen que es posible que a ella le agobiara un futuro como consorte real y es obvio que no cumplía con los estándares que la Casa Real tenía fijados para el heredero. 

Camilla Shand, ese era su nombre de soltera, era católica y no anglicana, tenía más experiencia en la vida, era más libre a nivel emocional y definitivamente menos conveniente para el futuro rey. 


Te sugerimos: “¡Adiós, Reina Isabel!” La ‘INSOLITA’ muestra de respeto de COMBIS MEXICANAS a la ‘familia real’


imagen-cuerpo

Carlos era un romántico pero sabía que la Corona implicaba sacrificios y su vida amorosa era uno de ellos; tanto su padre, el duque de Edimburgo, como su tío abuelo y mentor, Lord Mountbatten, que eran hombres pragmáticos, le recordaban que su boda era un asunto de estado. 

Tras la ruptura, en entonces príncipe de Gales se fue al Caribe con la Marina Real y Camilla se reencontró con Andrew Parker-Bowles, su novio intermitente, con quien se casó y tuvo dos hijos, de hecho Carlos fue el padrino del mayor.

Carlos se casó con Diana Spencer en 1981 en una ceremonia aparentemente de cuento de hadas observada por millones de personas en todo el mundo. Pero en 1994 admitió que había tenido una relación extramatrimonial con Camila.

Diana confirmó la infidelidad y la suya propia al año siguiente durante una entrevista explosiva con la BBC cuando dijo:

"Éramos tres en este matrimonio, por lo que estaba un poco abarrotado”.


Camila se divorció de Andrew Parker Bowles en 1995. Carlos y Diana se divorciaron al año siguiente y Camila casi desapareció de la vida pública cuando el apoyo público y de los medios se volcó detrás de la princesa.

El sentimiento en contra de Camila se agravó con la muerte de Diana Spencer en un accidente automovilístico en París en 1997.

imagen-cuerpo

Demostrando que contra el amor nada se puede hacer, en 2005 el entonces príncipe Carlos anunció su compromiso con Camilla y se casaron en una ceremonia civil en Windsor Guildhall, él tenía 56 años y ella 57.

Se dice que Camila pidió no ser nombrada princesa de Gales, que era el título que le correspondía, presuntamente por respeto a Diana, por lo que ambos fueron nombrados duques de Cornwall.

Asimismo, tomó la decisión que cuando el príncipe Carlos fuera nombrado rey, ella no tomaría el título de reina consorte, aunque esto ya no será así por mandato de la fallecida reina Isabel.

imagen-cuerpo

¿Por qué Camina será reina y Felipe sólo duque?

Reina consorte es el título otorgado a la esposa de un monarca reinante y, de acuerdo con los especialistas, las mujeres reciben este titulo sin importar linaje, y lo conservan incluso al quedar viuda, mientras no se casara con otro.

Y es que su propósito es engendrar y llevar durante nueve meses al futuro rey, y ya solo eso las legitimaba.

Este no es el caso de Camila, pero la reina Isabel II buscaba, dicen los expertos, legitimar a la esposa del ahora rey de Reino Unido.

Al ser nombrada reina, Isabel estaba casada con Felipe de Grecia, a quien nunca concedió el título de rey consorte y sólo fue duque de Edimburgo.

“Con toda probabilidad tomó esta decisión para legitimarse como gobernadora. En 1953, cuando fue coronada, la sociedad era aún más machista de lo que lo es hoy y sabía que concederle el reconocimiento de rey consorte terminaría dejándola en un segundo plano como monarca”, expresó el doctor en Historia Eduardo Juárez.


Temas: