Los cubrebocas con válvula pueden ser peligrosos, pues el riesgo de contagio al portarlos es alto, indicó el director general de Promoción a la Salud, Ricardo Cortés Alcalá.

Durante la conferencia de prensa diaria sobre Covid-19 en el país, el funcionario de la Secretaría de Salud (Ssa) respondió a una pregunta sobre la polémica que ha causado el uso de esta prenda de protección.

“Hay diferentes mascarillas o cubrebocas uno de ellos utiliza una válvula, el problema de ésta, es que permite que yo expulse y que me filtre a mí, pero no filtra a la hora que yo expulso”, argumentó.

Cortés Alcalá explicó que si una persona contagiada con coronavirus usa la mascarilla con válvula y escupe al hablar, puede fácilmente contagiar a otros individuos si no se respeta por lo menos el metro y medio de distancia entre ellos.

“El cubrebocas sirve para que yo no escupa a mi vecino si está a menos de metro y medio, pero sirve para que con esta barrera física yo no le escupa y si yo estoy enfermo y le escupo lo voy a enfermar”.

Dijo que su uso es tan simple como uno de tela y no la ‘sofisticación’ con válvula, que particularmente se comercia ampliamente.

En este sentido advirtió que actualmente, derivado de la ley de la oferta y la demanda y sobre todo la moda, “nos hacen comprar algunos cubrebocas que no tienen la función de proteger.

Por ello señaló a quienes comercian estos productos, pues están engañando y perjudicando a la gente. “Si el cubrebocas no sirve para evitar escupirle al que está enfrente entonces no sirve”, sentenció.

De acuerdo a la Organización Mundial de la Salud (OMS), la principal fuente de transmisión del Covid-19  es por medio de gotículas respiratorias; que tienen un diámetro de 5 a 10 micrómetros y un núcleo de 5 micrómetros.

Ante esto, el pasado 8 de noviembre el organismo internacional recomendó no utilizar las mascarillas con válvula, ya que si bien estos brindan protección a su usuario, el resto de personas quedan expuestas, pues su uso no evita la dispersión de partículas contagiosas al ambiente, incluso, este tipo de implementos ha sido denominado como “cubrebocas egoístas”.

Temas: