La epidemia de coronavirus ha empezado a generar estragos en muchos pequeños comerciantes de la alcaldía de Xochimilco, y por supuesto de toda la Ciudad de México. Uno de estos casos es el de doña Catalina y don Delfino, una pareja de abuelitos que desde hace 10 años venden frutas criollas en la puerta de su casa, pero que con la emergencia sanitaria han visto menguadas sus ventas drásticamente por lo que como tantos otros, solicitan clientes con urgencia.

¿Por qué ir a comprarles?, se preguntará usted, resulta que sus productos al ser criollos están libres de pesticidas, porque todo lo que ellos venden fue sembrado y cosechado en traspatios de pequeños productores de Ozumba, Estado de México. Además de que las frutas como los duraznos, peras y ciruelas que venden pertenecen a razas nativas que, aunque más pequeñas que las que encontramos en los mercados o supermercados, tienen sabores deliciosos y además poseen la garantía de ser orgánicos.

Doña Catalina y don Delfino, no saben muy bien lo que son los productos orgánicos, pero sí saben que sus aguacates, peras, camotes y cacahuates saben mejor que los que la gente encontraría en las tiendas o la Central de Abastos, a pesar de ello lo que venden lo dan más barato que otros lugares.



La medida para despachar sus productos no son los kilos, sino la pieza o lata de sardina. También venden miel, chilacayotes, calabazas, mangos, cebollas, ajos y frijoles Morelos y Guerrero.

Les pregunto que sí el coronavirus les ha afectado, doña Delfina dice que ella no cree en que esa enfermedad exista porque no conoce ningún contagiado, sin embargo lo que sí le ha tocado ver son los efectos económicos que ha ido dejando, pues la semana pasada le llegaban unos 10 clientes diarios, y ahora solo le llegan máximo cinco.

Esta pareja de ancianos es el último eslabón de una cadena de gente que vive de la fruta y productos criollos del Edomex, Morelos y Guerrero. Ambos abuelitos dicen que les compran sus productos a todos esos pequeños productores, que nada tiene que ver con los grandes que venden sus productos a la Central de Abastos.

Así que si usted, amable lector, vive en Xochimilco o en las inmediaciones, no se olvide de comprarles algo a esta pareja de vendedores que ofrecen sus productos en la esquina de Gudalupe I. Ramírez y Plan Sexenal, colonia Tierra Nueva.

JH

Te puede interesar: 

La Central de Abastos te lleva el mandado a casa, ordena por internet

UNAM anuncia que alumnos tomarán clases desde su casa por coronavirus


[VIDEO] Monos de Tailandia entran en pánico por falta de comida ante coronavirus