El

presidente de México

,

Andrés Manuel López Obrador

, afirmó que no se dejará de apoyar a las familias y víctimas de la explosión de un ducto de gasolina en la comunidad de Thauelilpan, Hidalgo, pese a que un porcentaje de la población coincide en no ayudarlos.


"Hay que apoyar a la gente. Todos tenemos que comprender a los que por necesidad se dedican a estas actividades, que se reivindique", señaló el Ejecutivo federal respecto al incidente que a la fecha ha dejado un saldo de 95 personas muertas.

"Con todo respeto. Yo sé que hay mucha gente que sostiene que son culpables, pero hay que entender las circunstancias. El pueblo de México es muy bueno", destacó.


López Obrador también afirmó que los pobladores de Ixtlahuaca y Acambay, Estado de México, aceptaron muy bien los programas para el Bienestar, que ofreció y comenzó a entregar ayer durante su primer recorrido por comunidades dedicadas al huachicoleo.


"Queremos que la gente se aleje, que no arriesgue su vida por 20 litros de combustible", añadió.


Por otra parte, informó que el desabasto de gasolina en

Nuevo León

se debe al sabotaje de dos ductos en el norte del país aunque no detalló cuáles.



También rechazó que exista una preferencia en la distribución de combustible en Puebla, entidad que ocupa uno de los principales lugares en el robo de hidrocarburos, y en donde no se ha presentado desabasto.



No obstante, aclaró que en su Gobierno “no somos sectarios, no tenemos preferencia".

Temas: