En varias zonas populares de la Ciudad de México las familias tienen la costumbre de construir viviendas dentro de un mismo predio.


Este tipo de autoconstrucción es en su mayoría irregular y al no contar con una escritura o una delimitación de los espacios, surgen problemas cuando el dueño original fallece y los herederos reclaman sus espacios.


Sin embargo, muy pocas personas saben que existe una opción que daría a cada integrante la legalidad sobre su vivienda.



Condominios familiares para todos


Para evitar este tipo de problemas el Instituto de Vivienda de la Ciudad de México (Invi) cuenta con el programa  Condominio Familiar.


Esta iniciativa tiene la finalidad de constituir el Régimen de Propiedad en Condominio, "así como la individualización de las edificaciones en predios propiedad de particulares que carezcan de permisos y licencias, mediante facilidades administrativas y subsidios fiscales".


El instituto indicó que este programa está dirigido a los poseedores de viviendas que no tienen regularizada la construcción de sus viviendas.


De acuerdo con la Secretaría de Obras capitalina este tipo de construcciones está presente en 11 de las 16 alcaldías.


Te sugerimos: Avalúos inmobiliarios online, ¿cuánto vale tu casa?

En un recorrido hecho por esta casa editorial se constató que esta situación predomina en  Tláhuac, Tlalpan, Milpa Alta, Magdalena Contreras y Xochimilco.


Especialistas en arquitectura coinciden que el desdoblamiento de viviendas entre familiares ha sido un tema olvidado por las autoridades, incluso la figura de condominio familiar es poco conocida por la población; sin embargo, consideran que este tipo de construcciones ayuda a conservar la cercanía, redes familiares y barriales de origen.




“El desarrollo explosivo de las ciudades en nuestro país ha provocado que una gran cantidad de vivienda haya sido construida mediante la autogestión de sus propietarios, la mayoría fue por construidas por sus propios moradores, sin permisos, sin tener incluso seguridad jurídica sobre la pertenencia del predio sobre el que se ubica”, señaló Alfonso Penela, arquitecto y director general de CM Valuación.



El experto en valuaciones destacó la importancia de que estas edificaciones se regularicen para dar certeza jurídica a sus propietarios.




“Los niveles se van construyendo conforme a las demandas de las familias, y al paso de los años el fundador de la comuna fallece y sus familiares y descendientes, si bien siguen siendo ocupantes del inmueble, no tienen seguridad jurídica sobre su propiedad, no pueden venderla, ni hipotecarla, es aquí donde el esquema de condominio familiar se hace indispensable para brindar certeza jurídica e insertar ese gran número de inmuebles al mercado inmobiliario e hipotecario”, agregó Penela.



Te sugerimos: Avalúo inmobiliario, un aliado si vas a rentar, vender o comprar

Requisitos y modalidades


El Invi detalló que tiene dos modalidades, una para regularizar construcciones ya edificadas y otra para construir en predios familiares.


Uno de los requisitos básicos es que el valor catastral de cada una de las viviendas debe ser menor a los $590 mil 935 pesos.


Te sugerimos: Albañiles, reyes de la construcción de vivienda en CDMX

Otro es que los inmuebles o terrenos no se ubiquen en zona de alto riesgo o de protección ecológica.


Las viviendas ya construidas deben contar con por lo menos baño y dormitorio, iluminación y ventilación natural en espacios habitables.


Además deberán estar conectadas al drenaje a la red pública o, en su defecto, tener fosa séptica.


El uso de suelo distinto al habitacional (locales comerciales, oficinas, etc.) no deberá rebasar el 30% del total del inmueble en planta baja.


Para consultar todos los requisitos y documentos tanto para viviendas construidas y por edificar se puede ingresar a la página https://www.invi.cdmx.gob.mx/servicios/servicio/servicio_condominio

Temas: