Shenzhen, una de las ciudades más grandes de China, país donde se originó el brote de coronavirus Covid-19, prohibió el consumo de carne de animales silvestres, de manera permanente.

El veto emitido por el gobierno de esta urbe incluye la prohibición de consumo de serpientes, civetas pangolines, murciélagos, además de perros y gatos.


Te sugerimos: Semana Santa no son vacaciones, quédate en casa: reitera Claudia Sheinbaum


Asimismo, emitió el gobierno local que la medida de incluir en la prohibición a perros y gatos responde al vínculo afectivo que hemos desarrollado con estos animales, por lo que significa un acto de civilización humana.

 

‘Mascotas como perros y gatos han establecido una relación mucho más estrecha con los humanos que todos los demás animales, y prohibir su consumo y el de otras mascotas es una práctica común en los países desarrollados y en Hong Kong y Taiwán’’.

 La prohibición entrará en vigor oficialmente el 1 de mayo y contemplará multas de un mínimo de 100 mil yuanes (más de 300 mil pesos).

Por otra parte, la normativa autoriza que se continúe con la cría de animales salvajes con fines medicinales, una tradición muy extendida en China pese a la falta de resultados científicos concluyentes sobre sus supuestos beneficios.

Desde hace años, muchas organizaciones animalistas reclaman la prohibición permanente del comercio y consumo de especies silvestres con el fin de conservarlas y evitar futuras pandemias. Sin embargo, también hay otros que aseguran que el problema no radica tanto en cambiar los hábitos alimentarios sino la higiene en granjas y mercados.

LACP

Temas: