En las últimas dos décadas se aceleró el hundimiento de la Ciudad de México hasta con 40 centímetros por año, de acuerdo a un estudio de Esthelle Chaussard, de la Universidad de Oregón en Estados Unidos.

De acuerdo a la investigación, este fenómenos aumenta el riesgo de fracturación intensa, daños en la infraestructura y contaminación de los abastecimientos hídricos, lo cual podría producir una crisis de contaminación del agua.


Te sugerimos: Peritaje para determinar causas del desplome en Línea 12 tardará 5 SEMANAS: Sheinbaum


El estudio publicado en “Advancing Earth and Space Sciences”, recabó datos de la perforación de aguas subterráneas de la capital, desde 1950 hasta la fecha, junto con observaciones de GPS, realizadas desde el 2007, y el uso del Radar Interferométrico de Apertura Sintética (InSAR).

Chaussard expuso que el lago encima del cual está construida la capital del país, ya sufre las consecuencias de la extracción constante de sus aguas, pues desde hace siglos ha sido utilizado como un drenaje hídrico.


Te sugerimos: [GALERÍA] Mercado de Jamaica en CDMX ‘revive’ por el Día de las Madres


Este caso sucede también en otras ciudades como Praga, Florida, Venezuela y España, donde estas prácticas también dañan sus territorios, “Pero ninguna se ve tan afectada como la Ciudad de México”, revela la investigación.

El uso de los acuíferos subterráneos, produjo que el lecho del lago se convirtiera en más seco, como consecuencia, las capas de arcilla se comprimieron y agrietaron el suelo a un ritmo sin precedentes en los últimos 20 años.

 

ARM


Temas: