¿Piensas rentar, vender o comprar un inmueble? Pues debes saber que para esos procesos es fundamental un avalúo de la propiedad, pues permitirá dar certeza sobre el valor real de la misma.


En México aún no se ha comprendido que este trámite es necesario, pues es un requisito notarial.


Alfonso Penela, director de CM Valuación, una de las empresas líderes en este ramo con 15 años de experiencia, reconoció que hace falta comunicar a la población las ventajas de contar con este tipo de documentos. 




“Los que ejercemos la profesión valuando cotidianamente nos esforzamos, como gremio, para estar a la vanguardia mundial en técnicas y preparación profesional”, agregó.



El especialista señaló que después del sismo del 19S, la población en general se hizo mas consciente de la importancia de tener un seguro de daños y de conocer adecuadamente el valor de sus propiedades inmobiliarias.




“Los avalúos han resultado útiles para quienes se han visto en situación de compra de una vivienda o un inmueble en general, de tener la opinión técnica de un especialista en arquitectura o ingeniería, aunque sólo sea someramente la estabilidad y seguridad de este”, señaló.



Pero ¿qué es un avalúo?


Un avalúo es un documento técnico que permite estimar el valor de un inmueble a partir de sus características físicas, de ubicación, de uso y del análisis del mercado inmobiliario; contiene la información necesaria para quienes deseen vender, comprar, ampliar, reparar, remodelar o pagar pasivos de sus propiedades.


El valor está expresado en pesos mexicanos y está referido a una fecha específica, tomando en cuenta las características, condiciones y superficie del inmueble, así como la zona que le rodea y la finalidad para la que sea requerido.


La valuación de un inmueble sirve de apoyo para tomar la decisión de comprar el inmueble que más le convenga en cuanto a ubicación, calidad y precio, o también para no malbaratar el patrimonio en caso de venta.




[caption id="attachment_231480" align="aligncenter" width="1024"] Foto: El_Big_Data/ José_Luis_Villa[/caption]

Para inmuebles habitacionales el avalúo es necesario para comenzar el trámite de su crédito, ya que ahí se indica el valor y las características de la vivienda. Información que se utiliza por las instituciones otorgantes como Infonavit, Fovissste, Sociedad Hipotecaria Federal, Bancos y Sofomes para determinar si el inmueble es sujeto de crédito, así como el monto del financiamiento.


En el caso de la renta de un inmueble, es fundamental tanto para el arrendador como para el arrendatario conocer cuál es la renta justa de mercado que deben pagar, cobrar, respectivamente, y para eso se elabora un avalúo comercial de justipreciación de rentas.

¿Es costoso?



En realidad no es costoso mandar a elaborar un avalúo inmobiliario, considerando el beneficio económico que representa en la correcta toma de decisiones de bienes tan costosos como lo son los inmuebles.


Normalmente el costo de un avalúo se estima “ad valorem”, es decir, como un porcentaje del valor resultante del avalúo y puede variar desde 0.30% hasta un 0.10%, esto significa entre mil y  tres mil pesos por cada millón de valor reportado, considerando que entre más alto es el valor, mas bajo será el porcentaje, y se parte de una tarifa mínima que normalmente está alrededor de los cuatro mil 500 pesos.



¿Qué tipos de avalúos hay?


Existen varios tipos de avalúos en el mercado, de acuerdo a las necesidades de los usuarios:


I. Comerciales.


a. Estimaciones de valor.


b. Originación y revisión de garantías hipotecarias.


c. Identificación de activos inmobiliarios.


d. Solución de conflictos judiciales y litigiosos.


II. Fiscales.


a. Catastrales.


b. Traslado de dominio.


c. Actualización de estados financieros.


III. Avalúos especiales.


a. Para establecer el monto asegurable de un inmueble.


b. El Gobierno federal requiere avalúos especializados para una gran variedad de trámites, gestiones y negociaciones sobre los Bienes de la Nación.



¿Quién es el especialista encargado de hacer el avalúo?


Un Valuador profesional debidamente acreditado mediante cédula profesional emitida por la Dirección General de Profesiones, dependencia de la Secretaría de Educación Pública, como ESPECIALISTA o MAESTRO en valuación.