Durante la madrugada del 3 y 4 de agosto pasados, personal del Sistema de Transporte Colectivo Metro (STC) retiró centenares de módulos comerciales ubicados en sus instalaciones. Más de 500 familias resultaron afectadas con esta acción.

Alondra Alonso Gutiérrez, representante legal de Griselda Laura Díaz Febrián, propietaria de 36 de estos espacios en los que venden artículos telefónicos, compartió para El Big Data, su denuncia sobre estos hechos.


Te sugerimos: [VIDEO]Llegan al Metro perros ‘policía’ de búsqueda y rescate; así trabajan


Indicó que sin anuncio previo le quitaron los módulos y la mercancía que había en estos, ahora, junto a sus trabajadores, desconocen el paradero de los productos y tienen incertidumbre de su regreso.

Tres semanas más tarde, el 28 de agosto, autoridades del Metro la citaron para esclarecer la situación, sin embargo, nunca le han aclarado nada. Dicha reunión estaba programada con Miguel Ángel Monroy, subdirector general de Administración y Finanzas, aunque éste no se presentó, en su lugar estuvo Paul Moreno Dávalos, subgerente de Permisos Administrativos Temporales Revocables (PATR).


Te sugerimos: [VIDEOS] Jovencita graba a su acosador en L6 del Metro y lo exhibe en redes


Antes de esa reunión, a otra compañera de ella la citaron, y sólo le dijeron que ya había perdido sus módulos, pues sus papeles estaban mal y le sugirieron trabajar en otra cosa.

“Cuando yo asistí me recibieron con policías y nos dieron trato de ladronas, nos trataron mal”, lamentó.

De los 36 espacios que les quitaron, tres estaban cerrados debido a falta de personal, sin embargo, en seis de ellos sacaron toda la mercancía. Según sus estimaciones, las pérdidas económicas podrían ascender a más de 180 mil pesos.

Entre muebles y accesorios, el monto asciende a 30 mil pesos cada uno. Además, armar cada módulo cuesta entre dos mil y tres mil pesos, con lo que sumarían de 72 a 108 mil pesos por los 36 espacios.


Te sugerimos: [TURURU] El Metro cumple 51 años en medio de pandemia y retos de operación


También, de acuerdo a la representante legal, las estampas colocadas en los pisos cuestan mil pesos cada uno, las cuales también fueron retiradas.

“Toda la mercancía se la llevaron, literalmente se la llevaron, se la robaron”, acusó.

Alondra Alonso detalló que los módulos estaban ubicados en algunos pasillos de las estaciones como Tacuba de la Línea 2, Chapultepec en la Línea 2, entre otros. En total sumaban 20 módulos y diez estampas.


Te sugerimos: Riesgo de incendio en Línea 1 del Metro es real; advierte reporte oficial


Reveló también que los 92 trabajadores afectados recibían un sueldo como apoyo, pero ahora no hay manera de seguirles pagando.

“Estamos afiliados a la Asociación de Permisionarios y pues ellos nos recomendaron que denunciáramos en redes sociales y hemos intentado que nos escuche la doctora Claudia (Sheinbaum)” .

Finalmente mencionó que ya trabajan en la denuncia por estos hechos, con la finalidad de recuperar su mercancía.

 


Temas: