A partir de este sábado se cancelaron las misas con presencia de fieles católicos en la Catedral Metropolitana, la Basílica de Guadalupe y las iglesias que están bajo la jurisdicción del Arzobispado Primado de México.

Fue el cardenal y arzobispo primado de México, Carlos Aguiar Retes, quién indicó que los recintos religiosos permanecerán abiertos, pero sin la celebración de actos litúrgicos presenciales mientras se permanezca en semáforo rojo por la epidemia de SARS-CoV-2.

Explicó que las misas de Nochebuena, Navidad y Año Nuevo sólo serán virtuales, además la arquidiócesis aplicó distintas medidas para acatar las disposiciones de las autoridades civiles para evitar aglomeraciones y focos de contagio en las parroquias.

Se determinó, entonces, el regreso a las misas sin la presencia de los fieles católicos, por lo que los obispos y sacerdotes mantienen la dispensa de asistir a misa los domingos y fiestas de guardar, en tanto no estén dadas las condiciones para regresar a los templos.

Los sacerdotes celebrarán la misa en privado y la transmitirán a través de las redes sociales de su parroquia. “Los fieles necesitan este auxilio espiritual, y está en nuestras manos el podérselos brindar”, enfatizó el arzobispo.

“Todos los días, durante este período, incluidos los días 20, 24, 25, 27 y 31 de diciembre, así como el 1, 3 y 10 de enero, será transmitida la misa por las redes sociales de la Arquidiócesis de México, del semanario Desde la Fe y de la Basílica de Guadalupe”, refirió.

Temas: