El puente vehicular del Viaducto Río de la Piedad a Calzada Ignacio Zaragoza, ofrecerá mayor movilidad a los automovilistas que transiten esta vía inaugurada el pasado domingo.

De acuerdo a la jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum, el puente vehicular resolverá los problemas de tránsito que llevan años afectando a habitantes del oriente de la Ciudad de México.


Te sugerimos: Derrumbes, choques e incendios marcaron la gestión de Florencia Serranía en el Metro


Con esta obra se prevén reducciones de tiempos de traslado de hasta 50 por ciento menos en las horas de mayor demanda e incremento de la velocidad de tránsito en la zona de al menos 60 por ciento.

"Había, históricamente, abandono al norte, sur y oriente de la Ciudad de México. Nosotros, cuando llegamos, planteamos que un elemento sustantivo de nuestra política tenía que ser reducir la desigualdad. Eso es parte del proyecto de la cuarta transformación", indicó la mandataria.


Te sugerimos: [ULTIMA HORA] Guillermo Calderón es el nuevo director del Metro CDMX


Se espera también que esta vía permitirá viajar al oriente de la capital del país e inclusive, a la salida a Puebla de una manera mucho más rápida.

La infraestructura tuvo una inversión total de 80 millones de pesos y corre a los largo de 332 metros de longitud y dos mil 600 metros cuadrados de superficie.


Te sugerimos: Huachicoleros de agua asolan a colonos de la zona alta de Magdalena Contreras


Las columnas y trabes del puente son 100 por ciento prefabricadas; la obra se construyó con zapatas y con pilotes a 22 metros de profundidad.

Por su parte, Luis Ruiz Hernández, director general de Seguridad de Tránsito en la Secretaría de Seguridad Ciudadana (SSC), la obra dará continuidad a la salida al Viaducto. Al mismo tiempo, permitirá operar de manera centralizada con el Sistema de Semáforos computarizados de la Ciudad.

ARM

Temas: