Alemania, al igual que otros muchos países, también tienen ciclovías, dichos espacios confinados para los ciclistas están divididos de los carriles para automovilistas.

Para delimitar las vías exclusivas destinadas a los que andan en dos ruedas, las autoridades decidieron utilizar bolardos, es decir, las estructuras rectangulares y  rígidas, fijadas al pavimento.


Te sugerimos: Influencer finge secuestro para desfalcar a su propio novio


Estas barreras las fabrica la empresa mexicana Multiseñal y se instalaron en Berlín, donde son conocidos de una manera muy peculiar por los habitantes teutones.

El sobrenombre para esos bolardos mexicanos es "quesadillas", debido a la forma que tienen, pues asemeja al popular alimento nacional y que no necesariamente lleva queso.


Te sugerimos: Tiktoker confunde gotas con 'Kola Loka' y éstas fueron las consecuencias del error


De acuerdo con Felix Weisbrich, responsable del Departamento de Vías y Espacios Verdes de Alemania, estas "quesadillas", cuyo nombre comercial es Confibici, fueron elegidas por su exitoso uso en México.

Los bolardos son considerados un elemento de protección permanente para los ciclistas, y no afecta la circulación de vehículos de emergencia por dicha vía, además tienen una superficie antiderrapante que se puede usar para confinar carriles en grandes avenidas o vías de doble sentido.

ARM

Temas: