Misael Pérez Cruz concluye su gestión como alcalde sustituto en la alcaldía Milpa Alta y como última acción presenta el tercer informe de Gobierno de la administración que inició con, el ahora diputado local, Octavio Rivero.

Milpa Alta se caracteriza por ser la demarcación con más recursos naturales, por lo que en el último año de Gobierno se realizaron acciones encaminadas a proteger el medio ambiente, impulsando programas sustentables.

Asimismo, se continuó con el apoyo a los productores de la alcaldía mediante diferentes programas sociales, se trabajó en la reactivación de la economía tras la crisis por la pandemia de Covid-19 y se culminó la recuperación de espacios para goce de sus habitantes.

En entrevista con El Big Data, el alcalde saliente destacó que en el tema de desarrollo agropecuario no sólo se continuó con el apoyo económico a cinco mil 600 productores, sino que se promovió la conservación de la tierra de cultivo con el objetivo de evitar la expansión de la mancha urbana y preservar la principal actividad económica de la alcaldía.

"Con el apoyo a los cultivos tradicionales como el nopal y maíz criollo, nosotros podemos contribuir al tema medio ambiental, que, a su vez, permite cuidar los suelos que permiten la recarga de los mantos freáticos, en beneficio de toda la ciudad", señaló Misael Pérez.

Con esta visión medio ambiental, la alcaldía dotó a comunidades que viven fuera de los cascos urbanos de servicios a través de recolección de agua pluvial en cisternas y calentadores solares.

Mejoras urbanas

imagen-cuerpo

Misael Pérez Cruz destacó que uno de los principales programas que emprendió la alcaldía fue el de Milpa Alta Iluminada y Segura, con el cual se logró reducir en 40% la incidencia delictiva en toda la demarcación.

Para ello, se hizo la sustitución de las luminarias por luces blancas de LED´S en los 12 pueblos, estrategia que se acompañó de recorridos nocturnos para detectar las zonas de alto riesgo, así como mejoras en las calles y avenidas por medio de trabajos de retiro de escombro, retiro de autos chatarra, bacheo, balizamiento, poda, pinta de postes y desazolve.

Dicho programa inició durante la gestión el exalcalde, Octavio Rivero, quien dejó el cargo para buscar una diputación local.

"Iluminamos muchas calles donde los vecinos tenían 15 años pidiendo una luminaria y nunca se les había atendido, incluso personalmente, desde las 9 de la noche hasta las 2 de la mañana salía a caminar las calles para ubicar la problemática", señaló Rivero.

Otra de las acciones que mejoraron las condiciones de vida a los habitantes de Milpa Alta fue la recuperación y dignificación de los espacios públicos.

Pérez Cruz indicó que el objetivo fue darles a los pobladores espacios dignos, tomando en cuenta que, debido a la dinámica de la alcaldía, son sus principales fuentes de recreación.

La principal obra fue la reconstrucción del edificio de Gobierno, ya que quedó con daños severos tras el sismo de 2017.

La administración saliente no sólo aprovechó para mejorar el inmueble que presta diversos servicios, sino que remodeló la plaza cívica principal de la demarcación para darle una imagen más moderna, pero ligada a la identidad milpaltense.

"La obra que se hizo del edificio de Gobierno es la más emblemática de nuestra administración, es la imagen de un pueblo, de una comunidad, con una imagen distinta, donde se sintieran agusto y pudieran recuperar los espacios públicos", agregó Octavio Rivero.

En el mismo primer cuadro, se rescató el espacio histórico El Chapitel, donde se vivió la denominada Matanza de Chapitel, en la que aproximadamente 200 hombres, ancianos, jóvenes y niños fueron fusilados en la época de la Revolución por parte del Ejército Constitucionalista como venganza al Ejército Zapatista, el cual tenía campamento en Milpa Alta.

Sin embargo, con el paso de los años, este espacio se convirtió en un estacionamiento con comercio informal y en mal estado.

"Le dimos un espacio digno a un lugar histórico, para recordar a las personas que fallecieron en esa matanza y hoy es una galería fotográfica de la memoria histórica de la alcaldía", indicó el alcalde saliente.

Reactivación económica

Milpa Alta, como todo el mundo, sufrió los estragos de la pandemia por Covid-19. Inició como una de las alcaldías con el menor uso de cubrebocas debido a la incredulidad de su población; sin embargo, con el paso del tiempo se convirtió en la alcaldía con la menor tasa de mortandad (3%) por esta enfermedad.

Misael Pérez señaló que la alcaldía hizo una intensa campaña de concientización sobre las medidas sanitarias para evitar los contagios, así como capacitaciones a comercios de actividades esenciales.

Asimismo, se tuvieron jornadas de sanitización de comercios, espacios de mucha afluencia y transporte público.

Este último año se continuó con la entrega de apoyos a negocios locales con vales para fomentar el consumo, dicho programa, denominado Mercomuna, recibió un presupuesto de 12 millones de pesos.

Solidaridad Económica fue otra acción para apoyar a los comercios que debieron cerrar varios meses al no ser considerados dentro de las actividades esenciales. De igual forma, se benefició con 5 mil pesos a 250 familias de escasos recursos para que pudieran cumplir con la cuarentena en caso de tener un paciente con Covid-19.

Pérez Cruz reconoció que la pandemia, como en otros puntos del país, incrementó la violencia intrafamiliar, por lo que parte de sus acciones se encaminaron en programas de capacitación y talleres para la población masculina.

De igual forma, se puso en marcha Violencia Cero para dar protección a mujeres en situación vulnerable, así como la creación de un albergue para aquellas que no tengan a donde ir en caso de estar en riesgo.

"Es una opción para las mujeres en caso de emergencia, pero, sobre todo, hemos tratado de concientizar, no sólo a ellas, sino a los hombres de lo que hacemos, de lo que decimos; la violencia de género es algo que, lamentablemente, se da en la cotidianidad", expresó Misael Pérez.

Temas:

Contenido patrocinado