A unas horas de que los ministros de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) discutan si eliminan o no la prisión preventiva al considerar que contraviene a principios constitucionales como la presunción de inocencia,

El presidente Andrés Manuel López Obrador pidió a los ministros de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) analizar la eliminación de la prisión preventiva oficiosa, para no convertir al Poder Judicial en el “supremo poder conservador”.

Durante la ‘mañanera’ en Palacio Nacional reiteró que “si se cancela el artículo sí es una invasión abierta a la facultad del Poder Legislativo y no se estaría cumpliendo con el principio del equilibrio y la separación de poderes”.


Te sugerimos: “No quiero ser cómplice”, AMLO advierte a la SCJN en caso de eliminar la prisión preventiva oficiosa


“El Legislativo tendría que actuar, no creo yo, la verdad que se atrevan porque es completamente violatorio de la Constitución, [...] ya le correspondería al legislativo y nosotros defendernos, para que no nos invadan porque ya no sería la Suprema Corte de Justicia sino el supremo poder conservador”.


Desde hace varias semanas AMLO ha manifestado su rechazo, porque se deje sin aplicar la prisión preventiva oficiosa al considerar que representará impunidad y corrupción, además de que se podría liberar a 92 mil presuntos delincuentes.

Ante esta situación, reiteró que los ministros “no pueden quitar algo que está en la Constitución. Creo que lo van a analizar bien y hay que tener confianza”.


Te sugerimos: Anulación de prisión preventiva liberará a narcos, feminicidas y otros criminales, advierte SSPC


Calificó de buenos abogados constitucionalistas a los ministros. No obstante, indicó que no se les da mucho el apoyar al pueblo.

“No le tienen tanto amor al pueblo. Se fascinan con la defensa de los grupos de intereses creados, su mundo es el de los abogados, los fiscalistas, los globistas de empresas extranjeras. No todos, desde luego, pero hay esa tendencia, pero de que son buenos abogados, sin duda. Vamos a esperar”.


La semana pasada, Ricardo Mejía, subsecretario de Seguridad Pública, advirtió que eliminar esa medida cautelar podría convertir “la puerta giratoria” en una “puerta abierta” que deje en libertad a más de 90,000 personas, entre ellas presuntos homicidas, secuestradores y feminicidas.

 

Temas: